Xi Jinping prepara a China para liderar el mundo pospandemia.

0
50

La sesión anual de la Asamblea Popular fija un objetivo de crecimiento del 6%.

China avanza con paso firme hacia ese nuevo orden pospandémico que le tiene reservado un puesto en el cuadro de honor de las principales potencias. Mientras las economías de medio mundo sufren para mantenerse a flote entre vacunas, crisis políticas y recesiones, el gigante asiático anunció ayer que espera crecer como mínimo un 6% este año. Es una cifra modesta si se compara con las predicciones previas, pero ratifica que el país ya camina erguido por la senda de la normalidad y podrá animar la recuperación del resto del planeta.

El anuncio corrió a cargo del primer ministro, Li Keqiang, durante el discurso de apertura de la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular, el Parlamento chino. Ante los cerca de 3.000 delegados llegados de todos los rincones del país, desgranó los principales objetivos para este año. Durante la conclusión del cónclave se dará a conocer el 14 Plan Quinquenal, que marcará la ruta a seguir en materia económica el próximo lustro.

En el contexto de la pandemia, China se abstuvo el año pasado de marcar ningún objetivo de crecimiento y finalmente cerró el ejercicio con una expansión del PIB del 2,3%. Aunque este año se creía que tampoco habría anuncio oficial, el Partido Comunista quiso dejar constancia de la confianza que tienen en la recuperación. “El objetivo del 6% nos permitirá dedicar toda la energía a promover las reformas, la innovación y un desarrollo de calidad”, dijo entre los preceptivos aplausos.

Para los analistas, que la cifra final se quede corta con respecto a la mayoría de predicciones –el consenso general apuntaba a una subida de entre el 8% y el 9%– indica que el país pone ahora el foco más en la calidad que en la cantidad del crecimiento. Además, “el objetivo conservador también es útil para el futuro, ya que deja más espacio para políticas que respalden el crecimiento en el 2022 y más allá, lo que será necesario”, analiza Alicia García-Herrero, economista jefe para Asia Pacífico de Natixis.

Pekín confirma que va a “mejorar el sistema electoral” de Hong Kong: otro golpe para la frágil oposición

En clave económica, Li también anunció su intención de crear más de 11 millones de empleos para dejar la tasa de paro en el 5,5% –aunque en ella no incluye a los millones de trabajadores migrantes– y un incremento anual medio del 7% en políticas de investigación. Con esa cifra pretenden impulsar el plan de autosuficiencia tecnológica, sobre todo en sectores críticos como el de los semiconductores, de los que dependen en exceso de Estados Unidos y de Taiwán.

En materia energética, China respaldará el desarrollo de la energía nuclear como herramienta clave en sus planes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y combatir el calentamiento. Aun así, propugna seguir recurriendo a los diferentes tipos de producción de energía –incluido el contaminante carbón–, aunque mantiene la intención de alcanzar un pico de emisiones en el 2030.

La mirada a largo plazo con la que se mueve el Partido Comunista también alcanza aspectos sociales. Ante la acusada caída del número de nacimientos y el envejecimiento de la población, factores que amenazan su futuro, Li deslizó que trabajan en lograr un índice de natalidad “apropiado”, lo que apunta a la posibilidad de que se eliminen las restricciones que hay para tener más de dos hijos. Además, confirmó que planean extender de forma gradual la edad de jubilación –es de 60 años para los hombres y de 55 para mujeres– a la par que garantizan el acceso a una pensión básica.

Mientras, con un ojo puesto en las disputas con Taiwán o con India en el Himalaya , se anunció un incremento del gasto militar del 6,8%, dinero con el que pretenden seguir modernizando su ejército y mejorar los salarios. Aunque es el segundo país que más gasta del mundo (unos 175.000 millones de euros), la cifra tan solo supone una cuarta parte de la invertido por Estados Unidos.

El gasto militar crece un 6,8%, con el ojo puesto en Taiwán o las disputas en el Himalaya con India

Finalmente, como ya se venía considerando en días previos, Pe-kín anunció que tiene planes para blindar Hong Kong de cualquier veleidad democrática que vaya un paso más allá de sus intereses. Su objetivo es “mejorar el sistema electoral” de la excolonia británica. A falta de los detalles específicos, apuntaron que piensan reestructurar el “tamaño, composición y el método de formación” del comité electoral, un cuerpo de por sí ya inclinado hacia Pekín. Además de seguir seleccionando al jefe del Ejecutivo, el comité se encargará de “elegir una proporción relativamente grande de los miembros del Parlamento” y filtrar a los posibles candidatos con arreglo a criterios como su patriotismo o su respeto al Partido Comunista.

En la práctica, esta medida serviría para cortar el acceso al Parlamento local de cualquier elemento no deseado de la oposición –ya de por sí menguada tras la entrada en vigor de la ley de Seguridad Nacional–, ya que tendrán muy complicado superar ese cribado. “Eliminará de forma efectiva cualquier oposición restante”, resumió el académico Willy Lam.

Los delegados aplauden a Xi Jinping, a su llegada a la sesión inaugural de la Asamblea Nacional Popular LEO RAMIREZ / AFP

ISMAEL ARANA HONG KONG. CORRESPONSAL Fuente lavanguardia.com

Xi JinPing :CHINA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.