Vuelve el refugiado sirio a Uruguay desde Venezuela. Destino final inseguro.

0
4

Entre quienes intentan contactarse con él y liberarlo se encuentran su abogado Jon Eisenberg y el activista Andrés Conteris, integrante de Democracy Now, que está en Caracas pero se va esta noche del país.

Conteris aseguró a Informe Nacional, de Radio Uruguay, que Diyab está detenido, sin cargos, en El Helicoide, una dependencia del Servicio Bolivariano de Inteligencia. Hasta ahora no le han dejado ver al refugiado, pese a que supuestamente debía reunirse con él este martes. Conteris aseguró a Informe Nacional, de Radio Uruguay, que Diyab está detenido, sin cargos, en El Helicoide, una dependencia del Servicio Bolivariano de Inteligencia. Hasta ahora no le han dejado ver al refugiado.

Jon Eisenberg, abogado norteamericano del ex Guantánamo Ahmed Diyab,  que está “muy preocupado” por su salud y consideró que quizás no haya sido “prudente” ir a Caracas. El abogado advirtió que Venezuela no respondió sus pedidos de información sobre la situación legal del sirio

Resultado de imagen para Jon Eisenberg, abogado norteamericano

Jon Eisenberg, abogadoEUA

Mientras estuvo recluido en la cárcel de Guantánamo y representó al sirio mientras hacía huelga de hambre en protesta por la detención ilegal. El abogado también apoyó las protestas de Diyab cuando comenzó a ser alimentado a la fuerza.

Luego de que Diyab volviera a ser detenido, aparentemente sin un cargo claro en su contra, Montevideo Portal volvió a conversar con el abogado norteamericano, para conocer su opinión del caso y la información que maneja actualmente del ex Guantánamo.

“No tengo ninguna noticia de él, sólo de segunda mano o de reportes noticiosos. Nadie se comunicó conmigo desde el gobierno de Venezuela”

Ni siquiera sabría por dónde empezar. Saqué un comunicado explicando que me gustaría hablar con él y exigiendo respetuosamente al gobierno venezolano que me permita comunicarme con él por teléfono. Asumo que alguien del gobierno venezolano recibió el comunicado, pero no tuve ninguna respuesta.

Lo que sé es que Andrés Conteris se debía encontrar con alguien de la Cancillería venezolana. Le di mi comunicado, que asumo recibió la Cancillería. Andrés ha intentado contactarse con Diyab y lo último que supe es que no tuvo suerte. El stado uruguayo tampoco lo ha constatado.

Fue retenido en Guantánamo 12 años, la mayoría en confinamiento solitario. Por muchos meses fue alimentado forzosamente de una forma brutal. Su salud física y emocional sufrió por ello. Me parece muy irónico que después de 12 años en Guantánamo y de su liberación en Uruguay, esté de vuelta en detención indefinida y en condiciones que sólo podemos adivinar.  Estoy preocupado. Es retenido por el servicio de Inteligencia bolivariano, no sé por qué, dónde ni en qué condiciones. Simplemente me gustaría contactarme con él debido a su estado de salud. Me preocupa además que tenga acceso a un proceso legal y un abogado si así lo desea.

No lo sé. Me preocupa que lo esté, y la razón por la que lo pienso es porque en Guantánamo era su único recurso de protesta por su detención indefinida. Ese es el motivo por el que los presos de Guantánamo lo hacían, para reclamar, no porque quisieran morirse de hambre. Su única forma de reclamar por lo que les hacían era esa. Dado el historial de Diyab con las huelgas de hambre, me preocupa que haya comenzado a hacerlo. Espero que no y sólo especulo. No tengo ningún indicio, más allá de sus antecedentes.

No, es la primera vez que oigo de Qatar. Nadie ha hablado conmigo. Espero que intenten buscar una solución al problema y hallen un lugar para que él vaya. Lo mejor para él sería reunirse con su familia en un país de habla árabe, porque tuvo un tiempo muy duro en Uruguay debido a que no habla español, es musulmán devoto y no hay una comunidad musulmana importante en Montevideo o una mezquita. Mi especulación es que la razón por la que fue a Caracas fue para reunirse lo antes posible con su familia, pero ¡eligió irse a Caracas! Obviamente podemos cuestionar la prudencia de esa decisión.

No tengo idea por qué lo hizo. A juzgar por lo que dijo al llegar al consulado uruguayo en Venezuela, creyó que podrían ayudarlo a ir a Turquía a reunirse con su familia. Es coherente con lo que me dijo a mí por teléfono en junio, que estaba muy ansioso por reunirse con su familia y que estaba muy frustrado por el hecho de haber estado en Uruguay un año y medio y que eso no hubiera sucedido. Hace 15 años que no ve a su familia, y uno de sus cuatro hijos murió.

Podría entender la preocupación si no se les hubiera dicho la verdad sobre el estado de salud de Diyab, y sospecho que el Departamento de Defensa de Estados Unidos no les dijo la verdad. Lo cierto es que Diyab está demasiado incapacitado como para ser una amenaza terrorista, de todos modos. Y ahora, por supuesto, podemos ver que nunca fue una amenaza para Brasil; evidentemente sólo lo cruzó para llegar a Venezuela.

El canciller Rodolfo Nin Novoa dijo que Diyab era un desagradecido con Uruguay. 

Es complicado,. Yo creo que lo que hizo Uruguay por los seis ex presos de Guantánamo en el 2015 fue algo noble, compasivo, humanitario. Me sentí muy agradecido de que hubiera un país en Latinoamérica que les diera una oportunidad a esta gente. Entiendo la frustración de Uruguay por la forma en que resultaron las cosas, pero creo que es necesario tener algo de perspectiva y compasión al manejarse con estos hombres. Especialmente con Diyab, que fue tremendamente abusado y torturado en Guantánamo. Salió de esa cárcel como una persona realmente quebrada. Hay que ayudar a levantarse a alguien así rápidamente. Diyab tenía cuestiones humanas, religiosas, idiomáticas que debían resolverse y que hubieran sido muy desafiantes en cualquier país, pero se encontró en un país muy extraño para él, conducido por líderes que también sufrieron mucho en los setenta y  supieron salir adelante, y creo que sus expectativas pueden haber sido demasiado altas.

El gobierno de EEUU no hizo absolutamente nada para asistir a Diyab una vez que salió, sólo querían sacárselo de encima. Era por cierto una situación muy desafiante que no marchó fluidamente. Todo lo que puedo hacer es pedir a los uruguayos, que han sido enormemente generosos y pacientes, que no pierdan la paciencia. Diyab ha sufrido mucho y es un desafío ayudarlo. Yo todavía lo intento. Sólo deseo que hubiera más gente que pudiera ayudar a quienes nadie quiere y que hoy, como por ejemplo Diyab, están detenidos y vuelven a revivir todo lo sucedido. Es irónico y horrible.

Según explicaron fuentes de Cancillería a Montecarlo, se negocia el envío de Diyab y su familia a Qatar. La Cancillería uruguaya podría pagar sus pasajes, una vez sea liberado por Venezuela. Hace más de un mes el refugiado había estado en la embajada de Qatar en Uruguay para pedir que lo envíen allí, según estas fuentes.

Fuentes _ Montevideo portal/ testimonio de entrevista a Martín Otheguy /y montecarlo.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.