Venezuela_Nicolás Maduro cambió de opinión sobre el dólar y de su papel en la economía.

0
4

“Es la moneda del “imperio”, como la retórica chavista suele referirse a Estados Unidos, pero Nicolás Maduro cree ahora en ella.

El presidente venezolano defendió en una entrevista el domingo el creciente papel que la divisa juega en la economía de Venezuela como “válvula de escape” frente a la crisis, una declaración que contrasta con la que durante años fue la línea de su gobierno.

El país sufre una grave crisis económica. De acuerdo con las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el producto Interno Bruto se ha reducido en más de la mitad desde 2013, el año en que Maduro accedió al poder. Y la hiperinflación, que, según el Banco Central de Venezuela cerró 2018 por encima del 130.000%, hace que la moneda nacional, el bolívar, pierda constantemente su valor, lo que ha incentivado un uso cada vez más generalizado del dólar.

En reciente informe de la consultora Ecoanalítica estimó que las transacciones en dólares son ya más del 53% del total. En Maracaibo, una de las ciudades más importantes del país, llegarían ya al 86%.

En una entrevista en la cadena Televen con José Vicente Rangel, un veterano político que fue vicepresidente de Hugo Chávez, Maduro se refirió a la creciente dolarización.

No obstante, aseguró que “Venezuela siempre va a tener su moneda (…) vamos a tener siempre el bolívar, y vamos a recuperarlo y vamos a defenderlo”.

El líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por Estados Unidos y la mayoría de estados de América Latina y la Unión Europea, cargó contra Maduro tras escuchar sus palabras: “El fracasado de Miraflores reconoce hoy que el país está dolarizado”.

La oposición al dólar no se quedó en los mensajes.

Según señala Henkel García a BBC Mundo, analista del portal Econométrica, “el gobierno hizo todo lo que pudo por bloquear la dolarización e incluso se persiguió a quienes publicaban a cuánto estaba la tasa de cambio en el mercado paralelo”, el mayoritario en el país.

El economista Francisco Rodríguez, uno de los que diseñó el programa económico del candidato Falcón, considera: “El costo para nuestro país de la improvisación e irresponsabilidad de quienes hoy detentan el poder es incalculable”.

En los últimos meses, presionado por la grave situación económica y el impacto de las sanciones impuestas desde Estados Unidos, el gobierno de Maduro ha ido relajando muchos de los controles que durante años restringieron la actividad económica en Venezuela.

Pese a la retórica anticapitalista de su gobierno “revolucionario”, economistas como Asdrúbal Oliveros, de Ecoanalítica, creen que Maduro “está aplicando un plan de ajuste, aunque no lo admita”.

A veces sin anunciarlo públicamente, las autoridades abandonaron prácticas que habían sido una de las señas de identidad desde la época de Chávez, como el control de precios y el de cambios, lo que, según Henkel García, “ha permitido un mayor dinamismo a la economía”.

Banco Central de Venezuela.
Image captionLas sucesivas reformas monetarias no han servido para frenar la pérdida de valor del bolívar y la extensión del uso de las divisas.

Al permitir la entrada de dólares y dar mayor libertad a los agentes económicos, “Maduro ha ganado algo de tiempo y ha aliviado la presión social a la que estaba sometido”, indica Henkel García.Para el experto, este “nuevo pragmatismo” responde a una “estrategia de supervivencia política”.

Ingerzon Freites, profesor de Economía en la Universidad Central de Venezuela, se mostró parcialmente de acuerdo con el nuevo rumbo por el que parece haber optado el gobierno.”El actual grado de dolarización efectivamente es una válvula de escape para la crisis que está afrontando el país, por lo que en la coyuntura y a corto plazo podría ser viable”, afirmó.

Para García, “sin el dólar la economía estaría aún peor, pero el gobierno no ha hecho más que reconocer algo que venía ocurriendo y que no pudo frenar”.García señala que “la experiencia demuestra que los procesos de dolarización son irreversibles a corto plazo y las palabras de Maduro animarán todavía más a usar el dólar a quienes aún dudan”.

Venezuela no es el primer estado de América Latina que tiene que recurrir al dólar para frenar la inflación y estabilizar su economía. Ya antes lo hicieron otros como Ecuador, Perú o Bolivia.

Pero en Venezuela no se está regulando legalmente el proceso, sino que es la sociedad la que espontáneamente está agarrándose a los billetes verdes sin que haya un marco jurídico claro, lo que, según los expertos plantea problemas.

El economista Francisco Rodríguez afirma que “una dolarización de verdad permitiría que todos los venezolanos recibiesen salarios y tuviesen depósitos bancarios en dólares”.

Al no poder ingresar sus dólares en el sistema bancario, se está favoreciendo una economía en la que se manejan grandes cantidades de efectivo en divisas, lo que, según advierte Luis Vicente León, de la consultora Datanálisis, “es el entorno ideal para un narcotraficante, que puede ingresar al sistema sin llamar la atención”.

Protestas por un sueldo digno
Image captionLos peor parados son quienes cobran en bolívares, como los empleados públicos.

Los grandes perdedores en el actual escenario, sostiene Rodríguez, “son quienes ganan en bolívares”: la mayoría de la población, según los estudios, entre ellos los empleados del Estado, cuyo salario sube mucho menos de lo que lo hacen los precios.Aunque Maduro recordó que a quienes perciben sus ingresos en la moneda local “los salva la patria”, gracias al sistema de bonos y ayudas implantado por los gobiernos chavistas.

Los expertos reclaman que la dolarización sea plena y legalmente establecida, pero algunos dudan de que eso sea posible bajo el actual esquema de sanciones de Estados Unidos, ya que, dice García, “al estar el gobierno sancionado, impiden que pueda haber un proceso de dolarización formal”.

El analista afirma que el dólar “le ha dado oxígeno a la economía”, pero no bastará para terminar con la crisis en Venezuela.”Para eso hace falta resolver el problema de la deuda y volver a atraer inversiones masivas”, desafíos pendientes para un país del que Naciones Unidas dice que en los últimos años se han marchado más de 4 millones de personas en busca de las oportunidades que aquí no encuentran.

Fuente BBC/ Guillermo D. Olmo (@BBCgolmo)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.