Uruguayo detenido en Paraguay con 30 kilos de cocaína

0
371

El alijo fu capturado en kilómetro 243 de la Ruta PY-02, en la localidad José Domingo Ocampos, departamento de Caaguazú. Según detalla el periódico asunceno ABC Color, la captura se produjo cuando el auto que transportaba la droga, tripulado por un uruguayo, estaba frente a la comisaría local.

El automóvil Volkswagen Vento gris, con chapa FRA 9600 de nuestro país, había cargado la droga durante la mañana del martes Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Los ladrillos de cocaína fueron acondicionados en un doble fondo debajo de los asientos delanteros mientras el dueño del rodado, César Dari González Figueira, de 40 años, hacía un recorrido turístico por la ciudad.

Varias fotos del supuesto narcotraficante uruguayo atestiguan su paseo por Santa Cruz de la Sierra, en los momentos en que su vehículo era llenado con panes que tenían un sello que dice «Lubricantes Rivera» y que consta también de los logotipos de seis marcas de lubricantes para vehículos, detalla la citada crónica.

La operación internacional Paysandú (denominada así porque se presumía que la droga entraría a Uruguay por el puente binacional de esa localidad) se puso en marcha luego de que la policía de nuestro país avisara a la paraguaya de al menos tres viajes hechos por el auto entre ambos países y posteriormente a Bolivia, en una ruta que no es muy usual para turismo, según explicaron los oficiales que estuvieron a cargo.
Además, el conductor declarado del rodado registra antecedentes en Uruguay por un delito de venta y suministro de estupefacientes en reiteración real y otro por un delito de receptación.

Ante estos elementos, desde nuestro país se alertó de que se podría estar ante un intento de tráfico internacional de drogas, razón por la que las autoridades paraguayas pusieron al VW bajo la lupa.

Así, agentes de la oficina regional de Interpol en Alto Paraná detectaron que el coche pasó por su jurisdicción, para luego ingresar a Brasil y finalmente terminar su viaje en Bolivia. Desde entonces, y ya con ayuda de la Policía boliviana, el Volkswagen fue vigilado durante todo su viaje de regreso.

Finalmente, el miércoles último el rodado fue detenido y su conductor arrestado. Posteriormente se confirmó que la carga pesaba 30 kilos. La sustancia fue comprada en Bolivia a 1.000 dólares el kilo, detalla el informe, que agrega que si a droga llegaba a nuestro país, sería «cocinada» para aumentar su volumen, obteniendo de cada ladrillo de un kilo, tres kilos listos para consumir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.