Uruguay presentó ante ONU documento pactado entre academia, sociedad civil y Gobierno

0
9

Uruguay presentó ante ONU documento pactado entre academia, sociedad civil y Gobierno.

La academia, la sociedad civil y el Gobierno de Uruguay lograron consensuar un informe sobre VIH/sida para presentar en una reunión de alto nivel de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Se trata del denominado “documento-país”, en el cual se destacan los avances en relación a determinantes sociales y acciones programáticas en la lucha contra esa pandemia, así como los desafíos por afrontar.

El documento presentado por Uruguay ante la ONU es el resultante del consenso alcanzado en la Comisión Nacional de Lucha contra el Sida (Conasida) entre académicos y especialistas de salud, la sociedad civil y el Gobierno de Tabaré Vázquez.

Tras una estrategia común para el abordaje y atención del VIH (virus de inmunodeficiencia humana), causante del sida, el informe destaca los avances del país en los últimos años en cuanto a los determinantes sociales y las acciones programáticas que lograron comenzar a revertir el curso de esta pandemia.

La delegación de Uruguay que concretó esta presentación participó de una sesión especial de la Asamblea General de la ONU sobre VIH y el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) el miércoles 8 en New York, con la presencia de jefes de Estado de distintas partes del mundo.

Entre los principales avances logrados por Uruguay fue destacada _

la Reforma de la Salud, la creación del Fondo Nacional de Salud (Fonasa),

la reformulación de la institucionalidad de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) y

la constitución del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS).

También fueron resaltadas la aprobación de la Ley de Defensa del Derecho a la Salud Sexual y Reproductiva y

la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

En materia educativa, se valoró que la Ley de Educación determina igualdad de oportunidades, con énfasis en la transformación de estereotipos discriminatorios por motivos de género, raza, etnia u orientación sexual.

En el marco jurídico fue destacada la Ley de Unión Concubinaria, la norma que modifica disposiciones relativas a la adopción incluyendo a las parejas, cualquiera sea su identidad de género, la de Cambio de Nombre y Sexo Registral de las Personas Trans, así como la de Matrimonio Igualitario.

En el plano de los compromisos internacionales, fue destacado el Consenso de Montevideo resultante de la “I Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal)”, en la que se fortalecen las políticas públicas desde el enfoque de derechos humanos y sexuales y reproductivos, respeto a la orientación sexual e identidad de género, educación sexual integral y el VIH/sida.

En el plano programático, Uruguay desarrolló acciones estratégicas desde el programa ITS VIH/Sida-Ministerio de Salud Pública con el acompañamiento de la Conasida, que impactó en la pandemia.

Esa incidencia se mide con el descenso entre de la tasa de notificaciones de VIH, disminución de diagnósticos tardíos (en 2014 el 16 % de las nuevas infecciones fueron notificadas en etapa sida), incremento de las personas bajo tratamiento antirretroviral que pasó de 2.791 en 2010 a 6.000 en 2015, disminución de sífilis congénita por cada 1.000 nacimientos, que en 2014 llegó a 2 por 1.000 nacimientos, y la merma en la transmisión vertical de VIH, que bajó de 8,3 % en 2005 a 2 % en 2015.

El documento refiere además a investigaciones realizadas en Uruguay que permiten identificar logros y la persistencia de ciertas diferencias, sobre todo en la población más vulnerable, con énfasis en mujeres trans, gays y hombres que tienen sexo con hombres (HSH), usuarios de derivados de pasta base de cocaína, niñas y adolescentes con VIH, personas privadas de libertad, mujeres profesionales del sexo y víctimas de violencia doméstica y sexual.

También se mencionan los Objetivos Sanitarios Nacionales que se fijó el Ministerio de Salud Pública (MSP) para este quinquenio de gobierno hasta 2020.

Fueron incluidas la transmisión vertical de sífilis y VIH y la morbimortalidad por VIH/sida como problemas críticos priorizados por el MSP.

Disminuir la incidencia de VIH y

la tasa de mortalidad por sida,

aumentar el número de personas con VIH diagnosticadas y

la cobertura de las TARV (terapias antirretrovirales),

lograr y sostener las metas de eliminación de sífilis congénita y transmisión vertical de VIH son metas planteadas a 2020.

El documento presenta ante la ONU se refiere a la carga discriminatoria que tienen algunas acciones de los uruguayos y el estigma que ellas generan en la población con VIH-SIDA.

Entre los desafíos está promover como política la nominación de los diferentes grupos para evitar la invisibilización bajo la denominación de poblaciones claves como son los HSH, usuarios de drogas no inyectables, gays, trans, personas privadas de libertad, mujeres viviendo con VIH y en situación de violencia de género y sexual, en todas las acciones, normativas y políticas.

Otro desafío es priorizar y extender la atención en salud integral, oportuna y de calidad para las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT) con horarios adecuados y espacios inclusivos.

Se aboga por mayor involucramiento del sector educativo para llegar a la mayoría de los adolescentes y jóvenes, ampliando los programas de educación sexual formal y no formal y el acceso a los métodos de protección.

Asimismo, se procura reconocer la complejidad de la epidemia, generar compromisos y programas intersectoriales de abordaje, además de fortalecer el trabajo en el territorio, además de incrementar los espacios de diagnóstico rápidos, gratuitos y accesibles que promuevan la entrada al SNIS, y mantener y ampliar las fuentes de financiamiento para la respuesta al VIH, incluyendo el apoyo a la sociedad civil organizada.

Se apela a lograr un mayor compromiso del movimiento sindical y de las organizaciones empresariales para promover el acceso a oportunidades laborales y espacios de trabajo inclusivos y libres de toda situación de discriminación, estigma y violencia por orientación sexual e identidad de género o por condición de VIH, con énfasis en personas trans.

En tanto que ampliar el acceso efectivo a los tratamientos, despejando varios de los obstáculos identificados, mejorando la adherencia con apoyo psicosocial, simplificando las indicaciones mediante el comprimido único y ampliando las presentaciones pediátricas.

Otra meta es la disminución de los costos, articulando estrategias y mecanismos del Mercosur (Mercado Común del Sur) y la Unión de Naciones Suramericanas para lograr negociaciones más favorables con las empresas farmacéuticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.