Trump condiciona las relaciones con Cuba a un avance hacia la democracia.

0
7

El presidente de EE.UU. propone a Raúl Castro «un mejor acuerdo», pero con «elecciones libres y la excarcelación de los presos políticos»

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump – AFP

Donald Trump devolvió este viernes al congelador la relación entre Estados Unidos y Cuba.

En su regreso como presidente a la Florida que le catapultó a la victoria electoral, Trump traía bajo el brazo un rosario de críticas a los protagonistas de una etapa de entendimiento que el actual presidente calificó de «unilateral, sólo de un lado», en alusión a Estados Unidos. A su antecesor en el cargo, Obama, le reprochó haber «enriquecido al régimen de Castro, a cambio de más represión». Censura de una política que, según explicó, «ha empobrecido a los cubanos».

Trump no va a romper relaciones con Cuba ni a cerrar la Embajada, pero el cambio de lenguaje augura la vuelta a la política de guerra fría, «mientras el régimen cubano no muestre su apertura».Este viernes, Trump fue explícito con respecto a la prohibición comercial, decretada por Estados Unidos hace más de cincuenta años:«Reforzaremos el embargo».

La mayoría republicana garantiza a Trump la continuidad legal, mientras que la restricción de las medidas comerciales decretadas por Obama supone un freno al fin del embargo de facto que había emprendido. A ello hay que añadir la limitación del llamado «turismo cubano», que el presidente vinculó con «el cumplimiento de la ley y el refuerzo de la seguridad» en Estados Unidos.

Además, entre los cambios más significativos, la Administración Trump volverá a hacer vigente la prohibición para los ciudadanos estadounidenses de viajar a la isla. En la práctica, la normativa aplicada por Obama permitía saltarse ese impedimento mediante la certificación de viajes como un intercambio cultural con grupos turísticos. En el caso de los no cubanonorteamericanos que pese a todo visiten la isla, está prevista también una restricción del máximo de dinero que podrán gastar, que la anterior Administración había flexibilizado mediante categorías que eran supervisadas por el Departamento del Tesoro. Las nuevas medidas económicas y comerciales no entrarán en vigor hasta treinta días después de la orden que dará este viernes Trump a este departamento y al de Comercio.

Sin embargo, en el caso de los cubanoamericanos, el presidente ha optado por mantener las medidas que aprobó Obama para facilitar las visitas entre familiares y de carácter humanitario. Con el objetivo último de favorecer al «pueblo cubano», y al régimen que «no respeta los derechos humanos».fuente abc

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.