Tacuarembó_ desde su origen.

0
10

Desde  la Fundacion de “Villa San Fructuoso a ciudad  Tacuarembó

El 24 de octubre de 1831, un decreto presidencial del entonces primer mandatario don Fructuoso Rivera dispuso la creación de una villa en la región. La tarea de esta fundación le fue encomendada al hermano del Presidente, el coronel Bernabé Rivera.

Un documento de 1702 menciona el río Tacuaremboty, que significa río de los cañaverales o tacuarales. Durante la época colonial, José Artigas repartió diversas suertes de estancia  como parte de la política llevada adelante por los españoles para poblar la frontera.

Fue así que partió de Montevideo una caravana de carretas y familias hacia la ribera del río Tacuaremboty – que en lengua guaraní significa “río de los cañaverales o tacuarales”.

Luego de tres meses, llegó la larga caravana al lugar y, tras que el agrimensor realizara la mensura, deslinde y amanzanamiento del futuro poblado, el coronel Bernabé Rivera fundó la villa bajo el nombre de San Fructuoso un 27 de enero de 1832, por celebrarse el día del santo aquel día en el calendario cristiano[1], independientemente de la coincidencia del nombre con el de quien era su hermano y todavía presidente de la Nación. El lugar elegido fue el “Rincón de la Tía Ana”, en las costas del arroyo Tacuarembó Chico, donde ya existía un oratorio.

Entre el 22 y el 26, con la colaboración de un agrimensor, se realizó la mensura, deslinde y amanzanamiento del futuro pueblo y se adjudicaron chacras y solares a los primeros pobladores.

La villa contaba con más de 500 habitantes, juez de paz, cura párroco, y jefe militar. Para la administración de las zonas rurales se contaba con Tenientes Alcaldes, y para los asuntos urbanos una Comisión de Obras Públicas.

En los inicios del movimiento independentista, Tacuarembó fué visto como “Punto Estratégico” desde la óptica militar, política y económica.
En 1835 un comunicado dirigido al ministro de gobierno, definía la zona como parte del “Sostén de la Integridad Territorial” y para el “Orden Interior de la República”.
El objetivo principal fué poblar la desértica campaña oriental, crear una fuerza para contener posibles invasiones provenientes del Brasil, crear una organización económico – social y afirmar la soberanía en la frontera.

Algunos de los primeros pobladores de San Fructuoso fueron José María Navajas, Ramón Cáceres, Cornelio Cantera y Lorenzo Fernández.

Luego del proceso fundacional, Bernabé Rivera solicitó el envío de un sacerdote y que la villa se organizara judicialmente, con jueces, policía, etc. para el futuro pueblo.

Para el año 1837 San Fructuoso era una villa en crecimiento. Contaba con más de 500 habitantes, juez de paz, jefe militar, cura párroco, alcaldes y una Comisión de Obras Públicas. Por esta razón, el 16 de junio se promulgó la ley n° 158, que creaba tres departamentos: Salto, Paysandú y Departamento de Tacuarembó, éste con cabecera en San Fructuoso.

Para el año 1837 San Fructuoso era una villa en crecimiento. Contaba con más de 500 habitantes, juez de paz, jefe militar, cura párroco, alcaldes y una Comisión de Obras Públicas. Por esta razón, el 16 de junio se promulgó la ley n° 158, que creaba tres departamentos: Salto, Paysandú y Departamento de Tacuarembó, éste con cabecera en San Fructuoso.

Creado por Ley del año 1837, bajo el gobierno del General Manuel Oribe. Su capital es la ciudad homónima. Ubicado en la zona centro – norte del territorio, limita con los departamentos de Rivera, Salto, Paysandú, Río Negro, Durazno y Cerro Largo.

En 1852 llegó a San Fructuoso el Presidente Juan F. Giro y permaneció seis días en San Fructuoso y durante su estadía hubo teatro, dos bailes y sortijas. Uno de los cronistas del diario de Montevideo que acompañaba la comitiva del presidente, sostenía que en la villa había 30 casas de material y 170 ranchos, 2 comercios mayoristas, 15 almacenes menor, una sola fonda (hotel), pero dos boticas (farmacias).

Durante el resto del siglo XIX diversos acontecimientos fueron jalonando la historia del departamento. Entre estos cabe destacar: la inauguración de la primera escuela en 1852, la construcción del edificio de la Jefatura de Policía en 1878, la creación del departamento de Rivera con territorios de Tacuarembó en 1884 y la inauguración del Teatro Escayola, el segundo del interior, en 1891.

El 17 de junio de 1912, la villa de San Fructuoso fue elevada de categoría y, conjuntamente con ello, cambió su nombre por la ley 4.031, por lo cual pasó a llamarse “Tacuarembó”. Se dice que el nombre fue dado por la costumbre, ya que la gente se refería con ese nombre al poblado que se encontraba en las cercanías del río Tacuaremboty.

La ciudad principal es su capital, cuyo proceso fundacional se inicia a partir del año 1832; le siguen en importancia Paso de los Toros, San Gregorio de Polanco y Villa Ansina.

Según el profesor argentino Carlos McGough, Tacuarembó hace referencia a la palabra “tacuara” (Bambusa trinii o Guadua trinii), voz del castellano derivada del guaraní itá cuará (itá, piedra o palo duro, cuará, agujero, por la oquedad de esas cañas) que da origen seguro a la voz Tacuarembó.

Otra versión sobre el origen del nombre, lo vincula con el vocablo guaraní utilizado para denominar los “retoños de tacuara”. Numerosos son los toponímicos de origen guaraní en este departamento: Batoví (“seno virgen”), Iporá (“agua dulce”), Caraguatá, Yaguarí,

[huge_it_slider id=”36″]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.