Quién se beneficia de la explotación económica de la Amazonía brasileña?

0
275

En medio de la indignación internacional causada por la oleada de incendios que devastan la Amazonía, el ministro del Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, propuso una solución.

Incendios

GETTY IMAGES Image Miles de incendios siguen activos en la Amazonía, tanto en Brasil como en países colindantes.

Aseguró que para detener la deforestación del bosque tropical más grande del planeta -más del 60% del cual está en Brasil- hay que «monetizar» el Amazonas, impulsando el desarrollo comercial en nuevas zonas de la selva.

«Tenemos que reconocer que hay sujetos reales viviendo en el Amazonas», afirmó en una entrevista con el Financial Times.

«Tenemos que darles una respuesta concreta, no solo decir que no pueden hacer nada».
Pero quizás nunca en tiempos recientes fue tan evidente como en este momento, con un presidente brasileño -Jair Bolsonaro- abiertamente favorable a la apertura comercial de las áreas protegidas, mientras el mundo observa con horror los incendios y el aumento de la deforestación de la selva.

Solo en el mes de julio se habrían deforestado más de 1.864 kilómetros cuadrados de selva, más del triple que en el mes de julio del año anterior, según datos preliminares del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe) de Brasil, cuyo director fue despedido por Bolsonaro tras la publicación de las cifras.

Pero explotar económicamente así el Amazonas puede no ser tan rentable desde una perspectiva más amplia.

«El bosque amazónico tiene un gran impacto en el ecosistema, dentro pero también fuera de la región amazónica», sostiene Soares Filho.

Es una gran bomba de agua, los árboles transportan agua del suelo a la atmósfera. Si se deforesta una gran parte del Amazonas, esto tendrá un impacto, por ejemplo, en la rentabilidad de las plantaciones de soya en el Mato Grosso».

Soares Filho y otros colegas publicaron un artículo en la revista Nature en el que estimaban la valía económica de una serie de servicios de ecosistema proporcionados por el bosque amazónico brasileño: la producción de alimentos (nuez amazónica), de materias primas (caucho y madera), la mitigación de gases de efecto invernadero (CO2) y la regulación del clima (pérdidas estimadas de producción de soya, carne de res e hidroeléctrica debido a una reducción de las precipitaciones).

Según sus cálculos, el Amazonas contribuye hasta en 8.200 millones de reales anuales (unos US$1.900 millones) a la economía brasileña, publicó la web de noticias ambientales Mongabay.

El problema, sin embargo, es que de los 284 millones de hectáreas de bosque público que quedan en la Amazonía brasileña, alrededor de 60 millones todavía no están designados, según datos del Servicio Forestal Brasileño.

Si se deforestaran, esto podría causar unas pérdidas de 422 millones de reales (US$100 millones) al año debido a la reducción de las precipitaciones que provocaría.

Pero los grandes productores también presionan para que se puedan llevar a cabo actividades agrícolas a gran escala y minería dentro de los territorios indígenas, algo sobre lo que el propio Bolsonaro se ha mostrado favorable.

En la Amazonía, el 8% de las áreas estrictamente protegidas y el 28% de las tierras indígenas son también zonas de interés minero registrado, es decir, en las que una empresa ha registrado oficialmente su interés por llevar a cabo actividades mineras ante el Ministerio de Minas y Energía.

Existen también al menos 453 minas ilegales, según un mapa que presentó la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada en diciembre del año pasado.Fuente _Antía CastedoBBC News Mundo

Mapa de los incendios

Las sospechas sobre la intencionalidad de los incendios se acentuaron al conocerse que la Policía y la Fiscalía federales investigan si el 10 de agosto hubo una supuesta acción coordinada de productores rurales del estado norteño de Pará para incendiar la selva, bautizado como «Día do Fogo».
La primera noticia sobre la mismo fue publicada el 5 de agosto por el diario Folha do Progresso.
«Necesitamos mostrar al presidente que queremos trabajar y la única forma es derribando. Para hacer y limpiar nuestros pastos es con fuego», le dijo entonces un líder rural local al periodista de este diario.
La acción -que fue desmentida por los líderes locales- habría sido coordinada por Whatsapp entre sindicalistas, agricultores, comerciantes y grileiros (acaparadores de tierras por métodos delictivos).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.