Pacto Aukus, un pacto militar anunciado por Estados Unidos, Reino Unido y Australia (y por qué desató la ira de China)y la molestia de Unión Europea.

0
255

alianza en el Indopacífico.

Estados Unidos, Reino Unido y Australia anunciaron este miércoles un ambicioso pacto de seguridad para compartir tecnología avanzada de defensa, en lo que se ha interpretado como un intento de contrarrestar los avances de China.

El pacto estratégico fue bautizado como Aukus (del acrónimo en inglés de Australia, Reino Unido y Estados Unidos) y tiene en la mira “defender los intereses compartidos en el Indopacífico” de estas potencias.

Joe Biden compareció desde Washington, acompañado por videoconferencia por el primer ministro británico, Boris Johnson, y el australiano, Scott Morrison,para hacer oficial el acuerdo, poco después de que un funcionario estadounidense lo describiera como “histórico”.Aunque ningún líder mencionó explícitamente a China, el anuncio es visto ampliamente como un intento de frenar los avances de Pekín en la zona.

Y es que el anuncio se produce después de las polémicas acciones del gobierno chino en los mares de Asia Pacífico -donde ha construido desde instalaciones turísticas o de uso militar en terreno en disputa con otras naciones, que reclama como propio-; sus inversiones en países del Pacífico sur o el deterioro de la relación entre Pekín y Canberra.

El gobierno de Pekín reaccionó este jueves a través de un portavoz del Ministerio de Exteriores que aseguró que el nuevo pacto “amenaza con dañar gravemente la paz regional… e intensificar la carrera armamentística”.

También criticó lo que llamó “una mentalidad obsoleta de la Guerra Fría” y advirtió que los tres países “están dañando sus propios intereses”.

La Unión Europea también mostró su descontento por no haber sido informada del acuerdo.

Uno de los puntos más destacados del acuerdo es que permitirá que Australia construya submarinos de propulsión nuclear por primera vez.

“Como primera iniciativa bajo Aukus, nos comprometemos a (…) apoyar a Australia en la adquisición de submarinos de propulsión nuclear para la Marina Real Australiana”, señala el comunicado del anuncio.

El presidente Biden ahondó en las razones detrás del pacto en su comparecencia.

“Se trata de invertir en nuestra mayor fortaleza, nuestras alianzas, y actualizarlas para que enfrenten los desafíos de hoy y de mañana”, explicó.

“Tenemos que ser capaces de abordar el actual entorno estratégico de la región y su evolución, porque el futuro de cada una de nuestras naciones y, de hecho, del mundo, depende de que el Indopacífico sea libre y abierto”, defendió Biden en una velada referencia a Pekín, que a su vez acusa a EE.UU. de militarizar la zona.

Hasta ahora, Estados Unidos solo ha compartido su tecnología para desarrollar submarinos con propulsión nuclear con un solo país, Reino Unido, en 1958, explicó un alto cargo del Gobierno estadounidense en una llamada con periodistas para explicar los detalles del acuerdo.

Eso convierte en “histórico”, opinó la fuente, el hecho de que tanto EE.UU. como Reino Unido hayan decidido “añadir” ahora a Australia a ese trato, con el compromiso de ayudar a la Marina Real Australiana a adquirir submarinos nucleares.

No obstante, los tres líderes enfatizaron que Australia no dispondrá de armas nucleares, sino que esos submarinos estarán “convencionalmente armados”, pero “potenciados por reactores nucleares”.

“Es una tecnología probada, y es segura”, garantizó el presidente estadounidense.

Morrison, por su parte, aseguró que Canberra seguirá “cumpliendo todas las obligaciones de la no proliferación nuclear”.

No obstante, incluso si son submarinos convencionales, la medida “podría alterar la balanza de poder naval en el Pacífico”, destaca en un análisis el diario The New York Times.

De acuerdo con medios australianos, el nuevo pacto habría puesto fin a un acuerdo de Australia con Francia para fabricar submarinos de diseño francés firmado en 2016 por 50.000 millones de dólares australianos.

El trato, que incluía la construcción de 12 submarinos para la Armada australiana, se ha encontrado con muchos obstáculos, entre ellos la exigencia de Canberra de darle prioridad a la producción local.

El gobierno francés mostró su enfado por la ruptura del acuerdo, asegurando que mina su confianza en el gobierno australiano.

Pero el pacto Aukus también cubre áreas de cooperación en inteligencia artificial, tecnología cuántica y cibernética, instalaciones industriales o cadenas de suministro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.