OMS_ Prevención y mitigación de la Gripe y H1N1

0
5

Prevención y mitigación de la gripe pandémica en comunidades con escasos recursos.

Atención domiciliaria de los pacientes

A los enfermos que no presenten síntomas o indicios graves de gripe, se les sugerirá (mediante avisos de salud públicos) que permanezcan en su domicilio, que adopten precauciones respiratorias básicas (cubrirse la boca con la manga al toser o estornudar) y mantengan limpias sus manos, y que reduzcan al mínimo los acercamientos a otras personas (manteniendo una distancia de un metro aproximadamente).

En los hogares con muchos ocupantes, el confinamiento de los enfermos no siempre será factible. Sin embargo, se procurará restringir el contacto con las demás personas en la medida de lo posible.

Los enfermos que permanezcan en su domicilio estarán adecuadamente supervisados, preferiblemente por una sola persona, a fin de limitar las posibilidades de exposición.

Se impartirán instrucciones a los pacientes y a sus cuidadores sobre la utilización y desechamiento de las mascarillas durante el período infeccioso del paciente, siempre que se disponga de tales medios. En caso contrario, será preferible que sea el paciente quien use la mascarilla. No será necesario llevar puesta la mascarilla permanentemente, sino sólo en las proximidades (un metro, aproximadamente) del cuidador u otras personas. Las mascarillas serán desechadas, adoptando las precauciones necesarias, cuando estén impregnadas de secreciones. Si no se dispusiera de ellas, podrán utilizarse pañuelos muy ajustados, o mascarillas reutilizables hechas de tela, que cubran la boca y la nariz. Cuando estén ya húmedas, será necesario cambiarlas y lavarlas con agua y jabón.

Cuando se disponga de mascarillas suficientes, los cuidadores cubrirán también con ellas su boca y su nariz cuando estén en las proximidades de un enfermo.

El cuidador deberá lavarse las manos cada vez que entre en contacto con un paciente.Los cuidadores recibirán apoyo de carácter general e información sobre la administración de antipiréticos (se evitará administrar ácido acetilsalicílico a los niños) y fluidos por vía oral, y sobre la alimentación y el reposo en la cama.

Se impartirán instrucciones (cuando sea necesario) sobre el uso de antibióticos para combatir complicaciones bacterianas de la gripe, previa prescripción médica.

Se impartirán instrucciones sobre las medidas a adoptar si la enfermedad se agravase (en la medida en que se disponga de capacidad), es decir, cuando se observen síntomas graves o de deshidratación (véase la nota orientativa infra).

Las personas que han superado la enfermedad no son ya infecciosas, y pueden considerarse inmunes (por lo general, entre dos y tres semanas después de la aparición de la enfermedad).

Se fomentarán las precauciones respiratorias adecuadas y la higiene de las manos para todos los miembros de la unidad familiar.

Se mantendrán las ventanas abiertas, y se mantendrá ventilada la habitación o la tienda de campaña.En el hogar, se limpiarán regularmente las superficies con agua y jabón o desinfectante.

NOTA ORIENTATIVA

Reenvíos a centros sanitarios:

  • en la mayoría de los casos, la gripe podrá ser tratada en el hogar, practicando los cuidados básicos anteriormente indicados.
  • sin embargo, si se observase un agravamiento de los síntomas, sería necesario enviar al paciente a un centro de atención sanitaria.
  • los síntomas graves pueden consistir en: debilidad o imposibilidad de permanecer en pie, aletargamiento, pérdida de conciencia, convulsiones, respiración dificultosa, obstruida o jadeante, incapacidad para ingerir fluidos y deshidratación, y fiebre alta.
  • Es importante proporcionar instrucción adaptada a la situación local.

Prevención y control de infecciones en la atención sanitaria a casos confirmados o sospechosos de gripe porcina por A(H1N1)

  • Pautas provisionales
  • Resumen de las precauciones a adoptar

    Para el personal que atiende a casos confirmados o sospechosos de gripe porcina por A(H1N1) y para los pacientes con síntomas gripales.

    Extremar las precauciones habituales y frente a las gotículas cuando se trabaje en contacto directo con casos confirmados o sospechosos de gripe porcina por A(H1N1). Las medidas más importantes son:

    • Utilizar una mascarilla médica o quirúrgica;
    • Extremar la higiene de las manos, y disponer de instalaciones y suministros a tal efecto;

    Conforme a la precaución estándar nº3, si hubiera riesgo de salpicaduras en la cara:

    • usar algún tipo de protección facial. Para ello, utilizar 1 una mascarilla médica o quirúrgica con visor ocular o gafas de protección, o bien2 una careta protectora, y
    • usar una bata y unos guantes limpios.

    ES IMPORTANTE: NO OLVIDAR LA HIGIENE DE LAS MANOS DESPUÉS DE QUITARSE EL EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL.

    Los procedimientos que generan aerosoles (por ejemplo, aspiración del tracto respiratorio, intubación, reanimación, broncoscopia, autopsias) conllevan un mayor riesgo de transmisión de la infección, por lo que a efectos preventivos conviene utilizar:

    • mascarillas filtrantes (por ejemplo, del tipo FFP2 en la UE, o del tipo N95, certificado por el NIOSH, en Estados Unidos);
    • protección ocular (es decir, anteojos);
    • batas de manga larga, limpias y no estériles;
    • guantes (para algunas de estas actividades los guantes deberán ser estériles).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.