Mil millones de musulmanes comenzaron el lunes a celebrar el Ramadán;”celebracion amarga ” dicen por paises en difícil situación.

0
60

Comienza el Ramadán, una celebración amarga en los países en guerra

De Arabia Saudí a Indonesia, más de mil millones de musulmanes comenzaron el lunes a celebrar el Ramadán, una fiesta que se anuncia de nuevo difícil en los países en guerra como Siria.

Beirut/06 de Junio de 2016 a las 15:33h

Desde el alba, numerosos fieles dejaron de beber y de comer hasta el anochecer, como lo establece el Corán para el mes sagrado del ayuno y de la oración.

Paquistaníes ofrecen una oración por el comienzo del Ramadán, en una mezquita de Karachi. (Foto Prensa Libre: AP).

Paquistaníes ofrecen una oración por el comienzo del Ramadán, en una mezquita de Karachi.

El Ramadán, uno de los cinco pilares del Islam, empezó en la mayoría de países sunitas, menos en Marruecos, donde se iniciará el martes, como en los países chiíes, como en Irán.

Este mes de ayuno es considerado como un esfuerzo espiritual y una lucha contra los placeres terrestres durante el día. Pero cuando el Sol se pone, empieza la fiesta con comidas colosales donde se reúnen familias enteras y amigos.

Este año, otra vez, Ahmad Aswad, de 35 años, no tendrá esta suerte en Alepo, una ciudad siria bombardeada todos los días.

“Aquí no hay nada que se parezca a la alegría. Éste es el quinto Ramadán que paso durante la guerra”, se lamenta este padre de tres niños que vive en un barrio controlado por los rebeldes.

Sin niños ni familia

Además de los combates, son la falta de comida y los precios astronómicos los que impiden que se celebre el Ramadán como tal en las ciudades sirias asediadas, como en Madaya, donde una simple lechuga cuesta unos US$5.

“Hay muy pocos productos en los mercados y cuando los encuentras son tan caros que no se pueden comprar”, explica Mumina. Esta mujer, de unos 30 años, se limita a preparar las comidas con latas de conserva, “muy insípidas”, enviadas por la ONU.

En Alepo, yen otras  ciudades sirias asediadas, como en Madaya,en Daraya, otra ciudad siria asediada, “los disparos para celebrar el Ramadán nunca cesan” .Tampoco están para fiestas en la ciudad iraquí de Faluya ;ya que otro año consecutivo que no pueden celebrar el Ramadan.

El contraste es absoluto con los otros países del Golfo. En Riad, Dubái o Abu Dabi, el Ramadán es el mes del consumo y del exceso, a pesar de algunas medidas de austeridad impuestas por la caída de los precios del petróleo en estos últimos meses.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.