Los hongos son la droga más segura que puedes consumir.

0
8

Los hongos son la droga más segura que puedes consumir.

Resultado de imagen para hongos comestibles

Incluso son más seguros que la marihuana.

Los hongos, la droga psicodélica que puede ayudar a tratar la ansiedad y la depresión y podría ayudar con las adicciones, son la droga recreativa más segura que puedes consumir.

Según la encuesta mundial sobre las drogas, en la que se les preguntó a cerca de 120.000 personas en 50 países sobre su consumo de drogas y alcohol.

Más de 12.000 personas dijeron que comieron hongos en 2016 y sólo el 0,2 por ciento de ellos dijo que necesitaron atención médica de emergencia después, una tasa que fue de cinco a seis veces menor que el LSD, la cocaína, el MDMA y el alcohol, y tres veces menor que la marihuana.

Adam Winstock, consultor de psiquiatría de la adicción y fundador de la encuesta, le dijo al Guardian que el mayor riesgo con los hongos es comer accidentalmente la variedad equivocada de hongo.

“Los hongos mágicos son una de las drogas más seguras del mundo”, dijo. “La muerte por toxicidad es muy rara, en términos de daños serios está el envenenamiento por comer hongos venenosos”.

Por supuesto, aun así te puedes malviajar, por eso Winfield aconseja no combinar los hongos con alcohol y usarlos en compañía de gente en la que confíes y en un lugar seguro.

Eso ayudará a reducir el riesgo de lesiones, desorientación y ataques de pánico. Aunque en un estudio de Johns Hopkins el año pasado, el 84 por ciento de los usuarios que tuvieron un mal viaje dijeron que realmente se beneficiaron de la experiencia.

Los “hongos mágicos” tendrían efectos importantes en el tratamiento de la ansiedad y la depresión

Dos estudios en EE.UU. evaluaron los efectos de la psilocibina, el componente psicodélico de estas drogas, en la eliminación de la ansiedad en pacientes de cáncer.

Diciembre de 2016 |

La droga psicodélica en los “hongos mágicos puede tratar rápida y efectivamente la ansiedad y la depresión en pacientes de cáncer, un efecto que dura por meses, según demostraron dos estudios.

La “terapia” funcionó para Dinah Bazer, que vivió una terrorífica alucinación que le eliminó el miedo de que su cáncer de ovarios volviera.

Y para Estalyn Walcoff, quien dijo que la experiencia con la droga la llevó a iniciar un importante viaje espiritual.

El trabajo, publicado este jueves, es preliminar y los expertos dicen que se debe realizar más investigación sobre los efectos de la sustancia, bautizada como “psilocibina”. Pero el registro hasta ahora muestra “resultados muy impresionantes”, indicó el doctor Craig Blinderman, quien dirige el centro de tratamientos paliativos adultos del Centro Médico de la Universidad Columbia en Nueva York, y que no participó en los estudios.

La psilocibina viene de ciertos tipos de hongos. Es ilegal en Estados Unidos y, si su uso fuera aprobado, sería administrado por personal entrenado, según expertos.

Nadie debería probarla por sí solo, lo que sería riesgoso, indican los líderes de los dos estudios, Stephen Ross de la Universidad de Nueva York (NYU) y Roland Griffiths de la Universidad Johns Hopkins, ambas en EE.UU.

Las drogas psicodélicas han parecido prometedoras en el pasado para el tratamiento de molestias de pacientes de cáncer.

Pero estudios sobre el uso médico de estas sustancias terminó a principios de la década de 1970 después de que se empezara a forzar el cumplimiento de la regulación, después de un amplio uso recreacional. Sólo empezó a reactivarse durante los últimos años.

Griffiths indicó que no está claro si la psilocibina funcionaría más allá de pacientes con cáncer, aunque sospecha que podría tener buenos resultados con personas que enfrentan otras condiciones terminales.

También se están haciendo planes para estudiarla en depresiones que resistentes los tratamientos comunes, aseguró. Los nuevos estudios, publicados en el Journal of Psychotherapy, son pequeños.

El proyecto de la NYU, que también incluyó psicoterapia, cubrió sólo a 29 pacientes. El de Johns Hopkins tuvo 51 casos.

En ambos estudios el tratamiento tuvo más efectos en la ansiedad y depresión que un placebo. Por ejemplo, el día después del tratamiento, cerca del 80% de los pacientes tratados por la NYU no calificaba como “clínicamente ansiosos o deprimidos” en base a mediciones estándar.

Eso se compara a un 30% en el grupo que usó un placebo. Esa es una respuesta notablemente rápida, notaron los expertos, y duró por las siete semanas de comparación. Los estudios tomaron distintos métodos para formular un placebo.

En la NYU los pacientes recibieron niacina, que imita algunos efectos de la psilocibina. En Johns Hopkins, el placebo era una dosis muy pequeña de la misma psilocibina.

Los investigadores de ambos trabajos eventualmente le dieron tratamientos completos de psilocibina a los grupos placebo y siguieron a todos los pacientes por alrededor de seis meses.

Los efectos beneficiales parecían persistir durante ese periodo. Pero la evidencia de esto es menor que en el corto plazo, porque ya no había un grupo placebo para comparar.

En ningún caso se notaron efectos secundarios. William Breibart, jefe del servicio de psiquiatría del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York y quien no participó en los estudios, dijo que estos presentan avances respecto a la investigación anterior, pero que todavía hay deficiencias que le impiden sacar conclusiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.