La Policía de Hong Kong amenaza con disparar a los manifestantes que resisten en la Universidad Politécnica.

0
3

En uno de los días más violentos de la revuelta, un agente ha sido herido con una flecha y un vehículo blindado quemado mientras los antidisturbios advierten de que usarán fuego real si son atacados.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Honk-kong-19-nov2019-3.jpg

Con una batalla campal de más de doce horas en la Universidad Politécnica, Hong Kong vive este domingo uno de los días más violentos de la revuelta por la democracia que empezó hace cinco meses. Desde por la mañana, los manifestantes atrincherados desde hace días en dicha universidad se han enfrentado a los antidisturbios lanzándoles cócteles molotov y hasta flechas que disparaban con sus arcos desde lugares elevados. Una de ellas ha llegado a clavarse en la pierna de uno de los agentes encargados de atender a los medios, que solo llevan un casco y un chaleco azul para distinguirlos, pero no una coraza como los antidisturbios. Otro ha sufrido el impacto de una barra de metal en el visor de su casco.

Con una lluvia de cócteles molotov y adoquines, algunos lanzados por catapultas improvisadas en las terrazas de la universidad, los radicales han quemado también un vehículo blindado de la Policía, que ha tenido que retroceder sin poder penetrar en la barricada que quería derribar. En estos violentos enfrentamientos, los antidisturbios han «bombardeado» con gases lacrimógenos a los manifestantes, pertrechados con máscaras y cascos de albañil tras escudos hechos con señales de tráfico y planchas de madera. Para avanzar entre las barricadas, la Policía ha empleado sus dos camiones con cañones de agua tintada de azul, que mancha a quienes alcanza y permite así detenerlos luego.

La batalla campal empezó por la mañana, cuando vecinos de las zonas cercanas se disponían a retirar los adoquines y vallas que cortaban las calles aledañas a la universidad. Tales obstáculos habían sido colocados por los manifestantes para bloquear el acceso al túnel que comunica la península de Kowloon, donde se ubica la universidad, con la isla de Hong Kong, cuyas casetas de peaje han sido quemadas estos días de atrás. Para que los vecinos no limpiaran la calzada, los radicales les lanzaron piedras y otros objetos, lo que llevó a la Policía a actuar disparando gases lacrimógenos.

Durante todo el día, la violencia ha ido en aumento hasta que, al anochecer, los antidisturbios han cercado a los manifestantes en la universidad bloqueando todas las salidas. Tras darles un ultimátum para que se rindieran, la Policía ha amenazado con asaltar el recinto y hasta usar fuego real si sus agentes siguen siendo atacados. En un comunicado, ha advertido de que todo aquel que se encuentre dentro de la Politécnica puede ser acusado de «participar en una revuelta», un delito que conlleva hasta diez años de cárcel. En medio de escenas de gran tensión, los agentes están comprobando también los datos de los periodistas que abandonan la universidad, donde siguen algunos medios.

Durante la tarde, otro agente ha vuelto a disparar con su pistola a un coche que, según informa el periódico «South China Morning Post», se acercaba a una barrera policial alrededor de un cuartel del Ejército chino. Como Hong Kong es una zona administrativa especial de China, sus soldados no pueden intervenir a menos que lo pida el Gobierno local, que dispone de su propia Policía y goza de cierta autonomía. Pero algunos militares salieron el sábado a limpiar las calles, lo que ha generado cierta polémica pese a que iban desarmados.

Ante el inminente asalto de la Politécnica, la universidad ha pedido a todos los que se encuentren en su interior que la abandonen tras intentar negociar sin éxito con las autoridades. Para frenar el avance policial, los manifestantes han lanzado un SOS por las redes sociales, llamando a más protestas callejeras con el fin de dividir a los antidisturbios en otros frentes. Tras detener a docenas de personas, entre ellas los sanitarios voluntarios que atienden a los heridos, la Policía se prepara para tomar la Politécnica con la amenaza de que disparará con fuego real si encuentra resistencia.

fuente ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.