La ONU alerta de que el grupo yihadista podría lanzar una nueva oleada de ataques contra Europa.

0
172

Estado Islámico 2.0: el terror que viene

La ONU alerta de que el grupo yihadista podría lanzar una nueva oleada de ataques, con Europa como objetivo principal. La organización resurge con fuerza en Irak. Su probada resiliencia es una de sus mayores bazas

Una pintada del ISIS en la pared de una casa de Marawi, en Lanao (Filipinas).ELOÍSA LÓPEZ REUTERS

Hubo quienes, parapetados en la calma de sus despachos, festejaron el derrumbe del califato como el estertor de su terror. Pero nada más lejos de la realidad. Cinco meses después de que su andamiaje se precipitara hacia el vacío, el autodenominado Estado Islámico prepara su regreso a escena. Un informe de expertos de la ONU alerta de que la organización podría lanzar una nueva oleada de ataques a nivel internacional, con Europa como uno de sus objetivos principales, antes de finales de este mismo año. «En cuanto tenga el tiempo y el espacio para reinvertir en sus operaciones externas, el IS [Estado Islámico, por sus siglas en inglés] dirigirá y facilitará ataques internacionales junto a los atentados inspirados en el grupo que siguen produciéndose en muchos lugares del planeta», pronostica el documento elaborado por expertos del comité de antiterrorismo del Consejo de Seguridad de la ONU. «La reducción actual de tales ataques, por consiguiente, podría no durar mucho, posiblemente hasta finales de 2019», advierten.

Las huestes de la organización que lidera Abu Bakr al Bagdadinunca han desaparecido de Siria e Irak, los confines en los que fue declarado su califato. En Irak, la amenaza yihadista ha resurgido con fuerza en las últimas semanas, en una cadena de ataques sorpresa y emboscadas contra fuerzas de seguridad en zonas de Kirkuk, Diyala o Sinyar. En lo que va de año, los ataques se han cobrado la vida de 274 personas. «El IS se está reconstruyendo en áreas remotas en las que las fuerzas iraquíes lo tienen difícil para garantizar el orden», subraya un informe del departamento de Estado estadounidense publicado a principios de mes.

En el monte Sinyar, en el noroeste de Irak, sus embestidas propagan el mismo pánico que hace un lustro, cuando los yihadistas irrumpieron en sus pueblos secuestrando a sus mujeres y liquidando a varias miles de personas. «Los terroristas han lanzado varios ataques en las últimas semanas. En la última ocasión, mataron a dos vecinos», relata a EL MUNDO Jaled Murad, superviviente de uno de los fusilamientos firmados por el IS que se gana ahora la vida como centinela en la ciudad de Sinyar, a la que han regresado con enormes recelos un centenar de familias. A caballo de ambos países, el IS mantiene a unos 18.000 militantes, organizados en una constelación de células durmientes que ha reivindicado emboscadas, asesinatos y secuestros. fuente_elmundo.es/internacional

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.