La cebada gana superficie en la nueva zafra.Jornada de cultivos de Invierno.

0
25
En su conferencia enfocó una mirada global al negocio, analizando en primer término los antecedentes de la zafra pasada de cultivos de invierno, para luego centrarse en las proyecciones.
Los rendimientos medios alcanzados en la zafra 2015/2016, según la base de datos de Fucrea, fueron 4.530 kg/ha la cebada, 3.769 kg/ha el trigo y 1.554 kg/ha la colza. Los promedios abarcan un gran número de chacras y de zonas, que se comportaron diferentes en términos de rendimientos, según un cuadro que en forma detallada presentó el comportamiento de los cultivos.
El trigo rindió en el centro del país 3.813 kilos de promedio; en el litoral norte, 3.499 kilos; en el litoral sur, 3.888 kilos; y en el sureste, 3.368 kilos, lo que hace un promedio general de 3.769 kilos.
En la cebada se lograron 4.319 kilos en el centro, y en el litoral norte, 3.415 kilos. Finalmente la colza registró una media en el litoral norte de 1.694 kilos y en el litoral sur de 1.547 kilos, con un promedio general de 1.554 kilos.
El Producto Bruto alcanzado varió para el trigo entre US$ 425 para la zona sureste y US$ 494 para el litoral sur. Para la cebada entre US$ 505 para el litoral norte y US$ 678 para el litoral sur; y para la colza entre US$ 659 para el litoral sur y US$ 702 para el litoral norte.
Todos los cultivos generaron márgenes antes de pagar renta. Asimismo, los márgenes de cebada y colza pagaron la renta y generaron beneficios para el agricultor, no así en trigo que, excepto en el litoral sur, los márgenes fueron inferiores al costo por el uso del factor tierra_sostuvo Mosca.
Mosca agregó que con rendimientos potenciales mayores y precios por encima de su directo rival, la cebada ha pasado de ser la “cenicienta” de los cultivos de invierno a ser la “vedette”, y la industria ha jugado un papel protagónico en esto.
El desafío está planteado. Los productores ya han respondido con mayor superficie sembrada y con una intención de siembra 2016 récord a nivel nacional. Mientras esto ocurre para la cebada, el trigo y la colza dan señales de precios bajos a nivel nacional.
Para calcular los márgenes de cultivos de invierno, se deben anualizar las diferentes alternativas. Para ello es importante utilizar los rendimientos promedio por zona, pero también según su antecesor.
El disertante mostró los datos de los márgenes por cultivo y por zona, según antecesor, para rentas de 500 kg, 550 kg y 800 kg para centro, litoral norte y litoral sur, respectivamente, a un precio de US$ 330 la tonelada de soja.
Por ejemplo, la soja genera un margen neto después de pagar renta por hectárea de US$ 37 en el centro del país cuando tiene por antecesor a cultivos de cobertura, US$ 99 en el litoral norte y US$ 95 en el litoral sur. Cuando el antecesor es el trigo registra US$ 77 en el centro, menos US$ 5 en el litoral norte y US$ 76 en el litoral sur.
La cebada como antecesor de la soja genera un margen de US$ 160 en el centro, US$ 101 en el litoral norte y US$ 200 en el litoral sur. Finalmente la colza como antecesor de la soja le aporta un margen de US$ 195 en el litoral norte y US$ 103 en el litoral sur.
Según estas estimaciones, los cultivos de invierno contribuyen a la rotación cuando anteceden a la soja. La cebada es la que mejores márgenes aporta (siempre y cuando se confirmen los rendimientos promedios de la base de Fucrea y los precios estén en el eje de lo estimado), seguida por la colza.
La contribución de las gramíneas C4 en la rotación son siempre negativas, según los rendimientos medios por zona de la base de datos de Fucrea.
Mazzilli explicó que Fucrea continuó el proceso de completar año a año su base de datos y, gracias al trabajo de asesores y productores, logró mantener un registro de alrededor del 9% del área nacional. Los rendimientos medios CREA de la zafra 2015 fueron parecidos a la media nacional para trigo, colza y avena (3.799 kg, 1.554 kg y 1.891 kg por hectárea, respectivamente), pero superiores en cebada (4.530 kg/ha). Con la excepción de 2011, cuando se alcanzaron 4.117 kg/ha, se consideran también históricos los 3.799 kilos por hectárea de esta última zafra.
El disertante planteó la existencia de dos grandes cuellos de botella en términos económicos para las rotaciones agrícolas: los cultivos de invierno (exceptuando la cebada, según las proyecciones 2016) y la inclusión de maíz y sorgo. Los pobres resultados de dichas alternativas dentro de la rotación permiten la incorporación de prácticas o inclusión de pasturas que, transformándolas en producción animal, generan resultados positivos.
Integrar dos años de pasturas a una rotación de cinco años no solamente mejora los márgenes globales, sino que seguramente contribuya al cuidado del suelo.
“Estamos en el inicio de un año agrícola que se presenta con dificultades. La soja sigue mandando el escenario agrícola de márgenes, acompañado por la cebada. La eficiencia en uso de los recursos y las buenas prácticas agronómicas serán claves para obtener resultados positivos en las empresas de forma de contar con estos márgenes para atender las inversiones, los pagos de deudas y los retiros de los empresarios”, concluyó Mosca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.