Inmigrantes Centroamérica_Biden toma medidas urgentes para atajar el efecto llamada en la frontera sur

0
63

Tras el anuncio de una amnistía, que debe tramitar todavía el Capitolio, y un giro radical en las políticas migratorias iniciadas por Donald Trump, la nueva Administración norteamericana se ha visto obligada a tomar medidas de excepción para atajar el alarmante problema de un dramático incremento de las llegadas a la frontera de menores que viajan solos, sin sus progenitores. Este domingo la Casa Blanca anunció que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema, por sus siglas en inglés) se movilizará en la frontera para atender a esos menores y buscarles una tutela temporal.

Se trata de un cambio fundamental con respecto al trato a esos menores por parte de la Administración Trump, que intentó mantenerles en campamentos junto a la frontera y hasta devolverles a México en caliente. Ahora, el presidente Joe Biden ha autorizado que Fema, que se suele movilizar para catástrofes naturales como huracanes o incendios, se despliegue en la frontera y en tres meses asista a esos menores y los coloque con familiares o casas de acogida mientras los juzgados tramiten sus casos. No hay una cifra exacta de los niños que están llegando desde México, pero según fuentes oficiales de EE.UU., llegan a cientos cada jornada. La última cifra, revelada por la radio pública NPR, es de 3.400 menores a recaudo del Gobierno.

Los refugios de acogida temporal están totalmente saturados, y esos menores acaban pasando días enteros en las instalaciones de la patrulla fronteriza. En principio, por una decisión judicial, solo pueden estar allí un máximo de 72 horas. La media de estancia actual es de 107 horas, según esos documentos revelados el sábado por la radio pública. En total, durante los cuatro años de gobierno de Trump, las autoridades estadounidenses asumieron temporalmente la custodia de medio millón de menores. Los cruces descendieron dramáticamente durante los primeros meses de la pandemia.

En realidad esos menores que llegan ahora no se pueden beneficiar de la amnistía que planea Biden, que sólo afectará, si se aprueba, a aquellos que estuvieran dentro de EE.UU. antes del 1 de enero de este año, un plazo pensado para disuadir de un efecto llamada que, a pesar de todo, se está produciendo, a tenor de las cifras.

Devoluciones en caliente

Sí que mantiene la Administración Biden una polémica medida de Trump: mientras dure la pandemia, y los cruces fronterizos por carretera sigan cerrados, los adultos que sean sorprendidos tratando de cruzar ilegalmente serán devueltos en caliente a México. Dice esta Casa Blanca que la razón es la prevención del contagio de coronavirus. Biden quería que esa medida se adoptara de forma generalizada, para evitar que los indocumentados se quedaran en EE.UU. a la espera de una decisión judicial sobre sus peticiones de residencia, que normalmente están relacionadas con el asilo.

Según dijo el sábado Alejandro Mayorkas, que es el nuevo secretario (ministro) de Seguridad Nacional de EE.UU., Fema se va a coordinar con otras agencias de EE.UU. para «ampliar las capacidades de alojamiento» de los inmigrantes. La Administración Trump armó un gigantesco escándalo dentro y fuera de EE.UU. al encerrar temporalmente a familias y niños separados de sus padres en unas celdas de metal que se asemejaban a jaulas. Eso, según Mayorkas, se acabó. «Nuestro objetivo ahora es asegurarnos de que los niños no acompañados sean transferidos a la custodia del Gobierno lo más rápido posible, de acuerdo con los requisitos legales y siempre en el mejor interés de los niños», dijo el ministro.

Inmigrantes de Centroamérica, en el puente internacional Paso del Norte, entre México y EE.UU.
 en el puente internacional Paso del Norte, entre México y EE.UU. – AFP

fotoportada BBC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.