Se retiro el tenista Lleyton Hewitt, fue sancionado y terminó tomando champagne

0
6

MELBOURNE – A los 34 años, en el torneo que disputó 20 veces,Lleyton Hewitt selló su retiro del tenis. Agobiado por las lesiones -fue operado dos veces de la cadera, en ambos lados-, ya sin la velocidad de otros tiempos, el ex número 1 del mundo ya había anunciado hace varios meses su despedida de los courts, que se dio el lujo de protagonizar en este Abierto de Australia.Competitivo por naturaleza, continuará vinculado más que nunca al deporte de las raquetas, ya que se dedicará de inmediato a su nueva función como capitán del equipo australiano de Copa Davis.

En su último torneo, Hewitt esquivó la despedida en la primera rueda, donde superó a su compatriota James Duckworth, pero no pudo con David Ferrer, que lo derrotó por 6-2, 6-4 y 6-4. Fiel a su estilo y a un temperamento singular, hasta el final se trenzó en un duelo verbal con el juez de silla Pascal María, que le propinó una advertencia (warning) por un insulto audible. “Sos un maldito idiota, por eso todos en el vestuario piensan que vos te creés que sos muy importante”, le dijo Hewitt al umpire durante el descanso.

Tras consumar su triunfo, Ferrer se abrazó con Hewitt en la red, donde le dijo: “Felicitaciones por tu gran carrera”. El australiano, de inmediato, le dio la mano y le pidió disculpas a Pascal Maria, mientras era ovacionado de pie por los 15.000 espectadores que llenaron el Rod Laver Arena. “Es un día triste, porque se termina la carrera de alguien que fue un ídolo para mí, un jugador fantástico. Es una noche especial para mi carrera haber estado en el último partido de Lleyton, que luchó hasta la última pelota, como siempre. Nunca tuve ídolos, pero él sí lo fue, y es del único jugador que tengo una remera firmada en el museo de mi casa”, contó un emocionado Ferrer.

Acompañado por sus tres hijos (Mia Rebecca, Cruz y Ava Sydney), Hewitt le agradeció al público su apoyo durante todos estos años, al mismo tiempo que se emitía un video en el que Roger Federer, Rafael Nadal, Andy Murray, Novak Djokovic y Nick Kyrgios tuvieron palabras de reconocimiento hacia su carrera. “Me encanta que el público me anime y me quiera, significa mucho. Fue un orgullo jugar y retirarme en esta cancha”, destacó Hewitt, que fue número 1 del mundo durante 80 semanas, ganó 30 títulos -entre ellos el US Open 2001 y Wimbledon 2002- y la Copa Davis en 1999 y 2003.

“Siento que dí todo lo que tenía, que ya no podía pedirle nada más a mi cuerpo, al que llevé hasta el límite. Este es un momento extraño, en el que a uno se le vienen muchas cosas a la cabeza, pero siento que me voy a mi modo”, contó Hewitt en su última rueda, a la que concurrió con su familia, y que terminó con un brindis con champagne presentado por Craig Tiley, director del abierto australiano.

 

LA NACION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.