Los valores de las rentas agrícolas y lecheras han bajado.

0
2

Las tierras arrendadas a nivel del país ha bajado.

El integrante de la Dirección de Información y Estadísticas Agropecuarias (DIEA), Fernando Rincón, comentó en Valor Agregado, se ha visto una fuerte reducción en los valores de las rentas agrícolas y lecheras, mientras que las ganaderas y forestales se han estabilizado con una leve corrección a la baja.

En la próxima semana la DIEA publicará el trabajo con las cifras finales de las rentas de tierras durante el año 2015. Afirmó que “se ha visto una fuerte disminución en los  precios de las rentas con respecto al año 2014”, y agregó que “la reducción se observa en todos los rubros, (…) pero está empujando con fuerza a la baja en las tierras destinadas a la agricultura y lechería”.

Rincón dijo que en la agricultura “hasta 2007 el 30% de los contratos se pagaban en forma de producto en kilos de soja o trigo y en 2008 pasamos a que entre el 50% o 60% de los contratos se hacían de ésta manera”.

Estimó que para el 2015 ese porcentaje habría aumentado. “La agricultura está fuertemente atada a los precios del producto y si uno repasa lo que ha sido el valor promedio de la soja en el año 2014, que estuvo alrededor de los US$ 450 por tonelada y pasó a estar en US$ 330 dólares en promedio en 2015; se observa una reducción de casi el 26% del precio. El producto al estar atado fuertemente a la forma de pago de las rentas indudablemente éstas han bajado mucho”.

En la lechería también se va a ajustar el precio, remarcó Rincón. “En los últimos años hemos visto un cambio importante en la modalidad de pago bajo forma del producto e indudablemente el valor de la leche ha bajado cerca del 20% del 2014 al 2015, y de alguna forma eso ha impactado en el precio de la renta para los campos lecheros”.

Y en rentas ganaderas no se ha visualizado una baja importante en los precios, ya que el valor no está tan atado al producto como sucede en la agricultura. “Hace unos cinco años atrás entre un 8% o 10% de los contratos se pagaba como kilos carne y hoy eso aumentó a un 25%. Asimismo, el precio promedio del novillo gordo se ha mantenido de manera muy similar entre 2014 y 2015 en el entorno a los 45 y 50 kilos”. Afirmó que “no sabemos bien cual es la tendencia, pero si es que bajan las rentas ganaderas no deberían hacerlo mucho”.

Todos los rubros la superficie arrendada a nivel país bajó, pero no tanto para el sector ganadero. También “se ve la combinación por departamentos donde se observa el cambio de tierras agrícolas a ganaderas y eso hace que bajen los promedios a nivel zonal”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.