Fue una nueva “tormenta con matracas” para sacudir el avispero

0
97

Peñarol igualó a uno con Liverpool el pasado viernes por la décima fecha del Torneo Clausura perdiendo luego de ir ganando una inmejorable oportunidad de acercarse a la punta del certamen que lo puede depositar en la definición del Uruguayo temporada 2020.

Al finalizar, el presidente de la institución Ignacio Ruglio, realizó declaraciones poco felices aludiendo la pérdida de puntos al arbitraje de Andrés Matonte, lo que generó un revuelo importante y parecía que el club arremetía con todo contra la AUF y el Ejecutivo de Ignacio Alonso.

Una reunión el sábado entre Ignacio Ruglio y Gastón Tealdi calmó las aguas haciendo alusión a que si bien, el informe de los delegados de la Comisión de arbitraje de Peñarol destacó que para ellos 26 fueron las unidades perdidas en todo lo que va del Uruguayo, no ameritaba a tan poco de la definición y del desembarco del VAR en el fútbol de Primera División, dar un golpe que dejaba a Nacional en bandeja el “manejo político” al más alto nivel dentro de la Asociación.

Sobre lo expuesto en cuanto al informe, se sostiene que Nacional en esos partidos fue beneficiado y la diferencia en la Tabla Anual de 10 unidades se expresa por esas cuestiones. El problema, es que en Peñarol nadie miró que siete de los actuales puntos que marcan la distancia, se dieron por rotación del equipo en el Intermedio, priorizando fiel a sus criterios Mario Saralegui, la actividad internacional.

En fin, lo que hizo Peñarol fue invocar una célebre frase del Cr. José Pedro Damiani, realizar una “tormenta con matracas” para sacudir el avispero político de la Asociación, esperando encontrar un poco de tranquilidad en la llegada de la tecnología de videoarbitraje al fútbol uruguayo.
ESCRIBE RAFA CASTILLO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.