Farmacéuticas, mineras y fabricantes de armas: las industrias que esperan beneficiarse con el triunfo de Trump

0
85

Hay sí leyes específicas sobre conflictos de interés, que establecen que los empleados de gobierno – como el personal de la Casa Blanca, por ejemplo- están inhabilitados para tener este tipo de vínculos con el mundo empresarial. Pero éstas no aplican al presidente o el vicepresidente.

Esto significa que Trump legalmente puede continuar como presidente de su organización mientras sea Comandante en Jefe de un país.

Pero no significa que quede exento de riesgos: el presidente podría violar las leyes estadounidenses si continúa obteniendo ganancias de la Organización Trump mientras está en el cargo.

¿Qué pasa si algún sector de la Organización Trump tiene que entrar en contacto con el gobierno?

Una de las principales preocupaciones es qué podía ocurrir si las empresas de Trump tienen que vincularse al gobierno federal.

Por ejemplo, el hotel del magnate en Las Vegas está en el centro de una larga disputa con un sindicato de empleados. En noviembre, el Consejo Nacional de Relaciones Laborales (NLRB, en inglés) falló en contra de la Organización Trump y la obligó a negociar con los trabajadores.

La corporación ha apelado la decisión. Así, el caso será llevado ante un tribunalde distrito donde un abogado del Departamento de Justicia tendrá que argumentar en contra de la Organización Trump.

Y los puestos del NLRB que están vacantes (dos) serán nominados por el presidente después de enero, y él es también quien designa a la cabeza del Departamento de Justicia.

Los acuerdos internacionales de la Organización Trump, ¿pueden ser un problema?

Aquí también hay conflictos potenciales y seguramente se generarán suspicacias con las definiciones de la política exterior: ¿son decisiones basadas en intereses nacionales genuinos o en los de sus propios negocios?, cuestionará más de uno.

En tanto, una sección de la Constitución, conocida como Cláusula de Emolumentos, restringe lo que puede recibir el presidente de un gobierno extranjero.

Ninguna persona que ocupe un cargo remunerado o de confianza deberá, sin el consentimiento del Congreso, aceptar regalo, emolumento, empleo o título, de cualquier clase que sea, de cualquier rey, príncipe o estado extranjero”, dice.

Así, si la Organización Trump acepta tratos especiales, como exenciones impositivas o derecho a tierras, podría estar violando esa cláusula. Incluso la obtención de ganancias en el extranjero puede ser considerada una falta.

Constitución de Estados Unidos
La Constitución de Estados Unidos incluye una cláusula que impide que los presidentes reciban regalos de gobiernos extranjeros.

¿Y qué pasa si viola la Cláusula de Emolumentos?

En ese caso, el Congreso podría iniciar un proceso de impeachment, presentar cargos e iniciar un juicio en su contra.

De acuerdo a la Constitución, “la traición, el soborno y otras faltas o delitos graves” son razones válidas para un impeachment, lo que da al Congreso un buen margen de acción para establecer acusaciones.

El juicio se llevaría a cabo en el Senado y, de ser hallado culpable, el presidente debería dejar su cargo con efecto inmediato.

Sin embargo, como los republicanos controlan las dos cámaras del Congreso, es poco probable que una porción de su propio partido fuera a votar a favor de iniciarle un proceso de este tipo.

Hombre con venda en los ojos.
El fideicomiso ciego puede ser una herramienta útil para evitar conflictos de interés.

¿Cómo puede Trump evitar conflictos?

Durante la campaña, Trump anticipó que establecería un fideicomiso ciego controlado por sus hijos.

Éste es un contrato que tiene el fin expreso de separar a la persona elegida para un cargo público de la gestión de su dinero – y de saber cómo se está invirtiendo.

Quien establece el fideicomiso entrega el control de sus activos a un asesor independiente y éste invierte en su nombre, manteniéndolo “ciego” frente a las decisiones financieras que toma.

El dueño del fideicomiso en general vende sus acciones o bonos antes de dejar su dinero en manos del asesor, para que sea éste quien lo reinvierta, lo que agrega una segunda capa de separación entre el dueño del fideicomiso y su dinero.

  • Farmacéuticas, mineras y fabricantes de armas: las industrias que esperan beneficiarse con el triunfo de Trump

  • En el segundo día de la “era Trump” tras la elección, los mercados se aplacaron y las bolsas le dieron una suerte de bienvenida al republicano que será el presidente de Estados Unidos.

    A las corridas y los malos presagios, le siguió la recuperación y la calma.

    Y los analistas sugirieron que quizá los pronósticos de una hecatombe bursátil fueron exagerados y las caídas del miércoles en los índices, una reacción pasajera.

    “Ayer los inversores eran ‘anti-riesgo’, pero luego de ver el optimismo de los estadounidenses y los repuntes de los mercados, no tardaron un segundo en revertir sus posiciones”, le dijo a la BBC Takuya Takahashi, estratega de Daiwa Securities en Tokio.

    Los mercados asiáticos, los primeros en despertar, siguieron con la tendencia en alza que había mostrado el miércoles Wall Street. El índice Nikkei japonés trepó un 6,7% que le permitió recuperar el terreno perdido en la jornada previa, mientras que el Hang Seng de Hong Kong mostró un incremento de casi 2%.

    Por su parte, la jornada en Europa mostró el despegue de varios títulos: una oleada inicial de demanda de acciones que contradijo la tendencia de “vender, vender, vender” que muchos habían pronosticado seguiría a los resultados electorales.

    Londres, París y Fráncfort abrieron un 1% arriba, un valor similar al que mostraron el IBEX español y el MIB de Italia.

    Muchos inversores se replantearon el consenso que existía previamente, dicen los analistas, de que la presidencia de Trump equivalía a absoluta incertidumbre.

    Como si la retórica que se vio durante la campaña “hubiera sido un argumento de venta, más que un compromiso de acción”, según lo expresó a la BBC el estratega de mercados Michael McCarthy, de CMC Markets.

    Cierto es que el candidato ha presentado propuestas vagas o irrealizables en términos de costos; que no favorece el libre comercio y es explosivo en sus declaraciones: todos aspectos que ahuyentan a los inversores.

    A juzgar por cómo evolucionaron las cotizaciones, “los inversores ignoraron el potencial de daño en el comercio internacional y se enfocaron en el control republicano logrado en ambas Cámaras además de la casa Blanca, que ofrece una promesa de reforma”, señala McCarthy.

    La presidencia de Trump puede traer estímulos fiscales, recortes en los impuestos a las empresas, tasas de interés más altas y un marco regulatorio más laxo para los negocios.

    En suma, la esperanza de una agenda proempresarial para estimular el crecimiento económico de Estados Unidos, que parece haber opacado los miedos por la falta de experiencia del candidato en el terreno político.

Trump frente a un estrado que Dice
Las miradas estarán puestas en cómo el presidente busca el equilibrio entre negocios y política.

¿Y qué han hecho sus antecesores?

El primer presidente en establecer un fideicomiso ciego fue Lyndon Johnson, en 1963. Junto con su mujer, Lady Bird, era dueño de una estación de televisión en el estado de Texas.

Desde entonces, la mayoría de los presidentes ha optado por mecanismos similares.

Barack Obama no creó un fideicomiso, pero hizo uso de fondos de inversión y otros instrumentos financieros que él no podía controlar.

Pero Trump no podría delegar la gestión del fideicomiso ciego en sus hijos, especialmente en aquellos que han tenido un rol activo durante la transición.

Por ejemplo, la presencia de Ivanka en reuniones o llamadas en conferencia con líderes mundiales, tal como ha ocurrido desde que su padre resultó ganador, le darían acceso a información confidencial del gobierno, lo que atenta contra el principio mismo del fideicomiso y sus “niveles de separación”.

Exterior de la Casa Blanca
La Casa Blanca y los negocios, dos áreas de responsabilidad a veces incompatibles que Trump tiene el desafío de balancear.

¿Qué ha hecho hasta ahora para evitar conflictos?

No mucho. “La ley está totalmente de mi lado”, le dijo el flamante presidente a The New York Times, el martes.

Tampoco se ha mostrado proclive a vender sus activos. “Es difícil, ustedes lo saben, porque yo soy dueño de bienes raíces… vender bienes raíces no es como vender acciones”.

En respuesta a las críticas que le han hecho, Trump escribió en su cuenta de Twitter: “Antes de la elección era bien sabido que yo tenía intereses en propiedades alrededor del mundo. ¡Sólo los medios (de comunicación) retorcidos han hecho de esto un gran problema!”.

Incluso si entrega el control de sus bienes a una administración independiente habría espacio para el conflicto por la misma naturaleza del negocio de Trump.

Su principal activo es su marca y no le resultaría difícil saber cómo avanza el negocio: si los campos de golf tienen socios o sus hoteles -incluido el inaugurado más recientemente, a pocas cuadras de la Casa Blanca- están con ocupación plena.

¿Ya ha tenido Trump algún conflicto de interés desde que fue elegido?

Hasta el 20 de enero, que asumirá el cargo, Trump tiene tiempo para decidir qué hacer con sus negocios.

Hasta ahora, no se ha mostrado inclinado a evitar potenciales choques con las normas.

Post de la cuenta de Twitter de Trump reunido con empresarios indios
Trump reflejó sus reuniones de negocios en su cuenta de Twitter tras la elección.

Se reunió con sus socios comerciales indios para construir una Torre Trump en el oeste de India justo una semana después de la elección y, según trascendió, también le habría pedido al líder del partido de derecha británico Ukip, Nigel Farage, que interviniese para impedir la construcción de una granja eólica detrás de un campo de golf en Escocia, del que es dueño.

Una promesa electoral clave de Trump fue la “drenar el pantano” de Washington o eliminar los vínculos entre grandes empresas y el gobierno en la capital.

Si realmente piensa hacerlo, quizá tendrá que empezar con cortar sus propios lazos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.