Europa no contempla vacuna de Sinovac en su pasaporte sanitario

0
34

El pasaporte sanitario es un documento que prueba que el titular está, en principio, inmunizado contra el COVID-19.

El pasaporte sanitario es un documento que prueba que el titular está, en principio, inmunizado contra el COVID-19, por lo que puede viajar de un país a otro sin riesgo de transmitir el virus entre fronteras.

A menudo se habla de pasaporte “de vacunación”, pues es el hecho de haber recibido una vacuna el que apunta más claramente hacia esa inmunidad.

Pero los diferentes proyectos que se están desarrollado, y que en general consisten en una aplicación móvil, aceptan otros criterios: por ejemplo, un test que garantice la presencia de anticuerpos en el viajero, si este ya padeció la enfermedad.

Además hay que distinguir entre esos pasaportes y otro concepto, que algunos llamaron “pase sanitario”, que no tiene la misma finalidad pues solo sería válido en el país de origen. Este “pase” se utilizaría para poder entrar en algunos establecimientos, como restaurantes, o asistir a conciertos.

Este miércoles la Unión Europea presentó su proyecto, que quiere comenzar a aplicar este verano para los viajes en su territorio. El documento, que estará dotado de un código QR, certificará que su titular fue vacunado contra el covid-19 -por ahora con una de las cuatro vacunas autorizadas en el bloque (Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca/Oxford, y Johnson & Johnson)-, dio negativo en un test PCR o está inmunizado tras haberse contagiado con el virus. 

Por su parte, China anunció a principios de marzo el lanzamiento de un “certificado de salud” digital para los chinos que quieran viajar al extranjero.

De manera aislada en Europa, Grecia y Chipre han puesto en marcha pasaportes de ese tipo para viajar a Israel, un país particularmente avanzado en su vacunación, según sus autoridades. Los ciudadanos vacunados pueden viajar entre esos tres países sin restricciones. 

Dinamarca o Suecia prevén instaurar pasaportes sanitarios próximamente mientras otros miembros de la UE como Francia y Alemania son reacios a la idea de que se impongan restricciones demasiado severas.

El pasaporte sanitario chino solo es una de las varias opciones que tienen sus ciudadanos. Además, como de momento no se firmaron acuerdos con otros países al respecto, su interés sigue siendo vago.

La UE trabaja en un certificado que “facilite” la libre circulación entre sus Estados miembros pero que no será una obligación para cruzar fronteras. En definitiva, más que de un documento oficial, se trata de una aplicación destinada a facilitar los controles sanitarios en las fronteras. Por ello, el sector privado también está estudiando este tipo de iniciativas, empezando por las aerolíneas, deseosas de retomar la actividad, muy golpeada por las restricciones.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que reagrupa a las principales compañías del sector, también examina desde hace meses la posibilidad de instaurar un pasaporte digital para que los viajeros puedan probar su situación sanitaria antes de embarcar. Algunas compañías, como American Airlines, ya lo están haciendo. AFP

fuente telenoche.com.uy

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.