ESTADOS UNIDOS_ Dijon, Daniel, Jacob… Los nombres detrás de las protestas raciales en el país.

0
38

De los disparos por la espalda contra Jacob Blake, a la muerte por asfixia de George Floyd, estas son las historias de las víctimas que han provocado las manifestaciones contra la violencia policial durante los últimos meses

Protestas contra el racismo en Kenosha.
Protestas contra el racismo en Kenosha. KEREM YUCEL/ AFP

Desde hace meses, las protestas contra el racismo y la brutalidad policial copan los titulares en Estados Unidos. Las imágenes de las manifestaciones, con carteles en los que se lee “Black Lives Matter” y jóvenes enfrentándose a los agentes forman parte de la cotidianidad de este país. Pero ¿qué historias, qué personas han provocado este estallido social? El último de ellos es un joven negro de 18 años, cuya identidad aún no se ha desvelado, que murió ayer por la noche por disparos de la policía en Washington.

DIJON KIZZEE

Afroestadounidense de 29 años que montaba en bicicleta, el pasado lunes, cuando la policía de Los Ángeles intentó detenerlo por una supuesta infracción de tráfico. Cuando los agentes se acercaron a él, Kizzee salió corriendo, pero fue alcanzado por poco después. El joven propinó un puñetazo a uno de los policías y tiró al suelo una prenda de ropa en la que los agentes aseguraron que había guardada una pistola. En ese momento, según han revelado las autoridades, los agentes dispararon a Dijon Kizzee (hasta en 20 ocasiones, según su familia), que murió en el instante. El abogado de la familia niega que Kizzee fuera una amenaza y apunta que usar un arma y estar en posesión de una son “cosas distintas”.

DANIEL PRUDE

Su historia se ha conocido en los últimos días aunque tuvo lugar el pasado 23 de marzo. Ahora, su familia ha presentado vídeos del suceso para denunciar la violencia policial a la que fue sometido. Prude, de 41 años, murió después de que policías de Rochester (Nueva York), le cubrieran la cabeza con una capucha y la aplastaran contra el suelo. En las grabaciones se ve a Prude, desnudo y esposado, gritando, antes de que los agentes le cubrieran el rostro para, según ellos mismos alegaron, evitar que les escupiera porque poco antes había gritado que tenía coronavirus. Pasados dos minutos, Prude dejó de moverse y no respondió a las maniobras de reanimación. Falleció una semana después de su arresto (el 30 de marzo), cuando se le desconectó del soporte vital en el hospital donde había sido ingresado en estado grave. Según informe forense murió debido a las “complicaciones de la asfixia en el marco de la inmovilización física” aunque este documento, revelado por un periódico local, también menciona que la víctima padecía intoxicación por fármacos que podrían haberle conducido a un estado de “delirio”.

La fiscalía de Nueva York está investigando lo sucedido, mientras los agentes responsables de su arresto siguen de servicio. Joe Prude, hermano de Daniel, reveló ayer que había llamado a emergencias el mismo día en que fue detenido para avisar de que Daniel se había marchado de casa corriendo en un estado errático y que padecía problemas mentales. Las imágenes de su arresto le muestran corriendo desnudo antes de ser detenido. Días antes había sido ingresado debido a su salud mental.

JACOB BLAKE

Afroamericano de 29 años que recibió siete disparos por la espalda el pasado 23 de agosto en Kenosha (Wisconsin), mientras estaba subiendo a su coche, en cuyo interior estaban sus tres hijos, de tres, cinco y ocho años. Blake continúa en el hospital, donde, según ha explicado su abogado, se le ha extirpado casi todo el colón y el intestino delgado, además de sufrir daños en el riñón, hígado y brazo. Su familia denunció que estaba encadenado a la cama a pesar de que aún no puede moverse. Según los testigos del incidente, Blake estaba mediando en una pelea doméstica cuando se vio involucrado en un altercado con los agentes. La policía se defendió argumentando que primero trató de detener a Blake con una pistola Taser pero este se resistió. Además, Blake tenía un cuchillo en el vehículo (él admitió este punto a los investigadores), aunque no se halló ninguna otra arma en la escena de los hechos.

Tras difundirse el vídeo de la agresión contra Blake, su caso motivó multitudinarias protestas en Kenosha durante varios días así como importantes destrozos, que llevaron al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a amenazar con enviar a soldados de la Guardia Nacional a Kenosha, que ayer visitó para trasladar personalmente su mensaje de “ley y orden”.

GEORGE FLOYD

Afroamericano de 46 años, murió el 25 de mayo en Minneapolis asfixiado por la policía, después de que un agente se arrodillara sobre su cuello tras ser detenido por intentar pagar en un establecimiento con un billete falso. Las imágenes de su detención desencadenaron una oleada de protestas contra el racismo nunca vistas desde la muerte de Martin Luther King, que llegaron a extenderse a las principales ciudades de todo el mundo.

Según las imágenes de su arresto que se difundieron días después de su muerte, Floyd gritó 20 veces “No puedo respirar” mientras el agente involucrado en su detención -identificado como Derek Chauvin, detenido y acusado por homicidio- presionaba su rodilla contra el cuello de Floyd durante ocho minutos y 46 segundos. Éste permaneció casi tres minutos inmóvil sin que Chauvin y los otros tres agentes que participaron en la detención hicieran nada por reanimarlo. El juicio por el asesinato de Floyd empezará en marzo de 2021.

BREONNA TAYLOR

Junto al nombre de Floyd, el de Breonna Taylor también era otro de los gritos de guerra que sonaban en las manifestaciones contra el racismo durante el mes de mayo. Con los últimos acontecimientos, su historia se ha vuelto a reivindicar para que no caiga en el olvido.

Taylor, una técnico de emergencias sanitarias de 26 años, murió el 13 de marzo por disparos de la policía en su propia casa, en Louisville. Los agentes irrumpieron en su domicilio en respuesta a un caso de tráfico de drogas, creyendo que en esta dirección se estaban llevando a cabo operaciones ilegales. El nombre de un ex novio de Breonna sí estaba entre los sospechosos de aquel delito y él mismo ha denunciado recientemente que la Fiscalía le ofreció un trato si acusaba falsamente a Breonna Taylor. La pareja de Breonna en el momento de los hechos sacó su arma para defenderse de lo que él creía que eran intrusos, cuando la policía allanó su casa. En el tiroteo Breonna recibió ocho disparos y murió; su novio salió ileso. Uno de los policías que participó en la operación fue despedido por disparar al aire hasta diez disparos contra la vivienda de Taylor, en la que no se encontró ninguna prueba que vinculara a Breonna con el caso de tráfico de drogas que la policía investigaba. Ante la ausencia de vídeos sobre lo sucedido, se han difundido multitud de versiones sobre los hechos. El nombre de Breonna, una víctima inocente en un caso plagado de errores, no ha dejado de repetirse en las protestas contra los abusos policiales.

Este vídeo puede ser inadecuado para algunos usuarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.