“El Legado” de Tabaré Vázquez un programa visto en Uruguay y otros países donde brindó una emotiva entrevista realizada por Ignacio Gonzalez .

0
241

El ex mandatario, en un estado delicado de salud, participó del programa especial emitido por el Canal 10 de Uruguay en el Palacio Legislativo.

Parte de la entrevista resumida yreplicada en Infobae.El ex mandatario, de 80 años, participó del programa especial “El Legado”, que fue transmitido este domingo por Canal 10, de Uruguay. El sábado, apenas unas horas antes de la transmisión, se confirmó que el dirigente del Frente Amplio (FA) tuvo una recaída tras sufrir una trombosis profunda.

Seguimos luchando. Ahora estamos mano a mano. No te rindas aunque el frío queme”. Esa contundente reflexión la esbozó Tabaré Vázquez, sobre su delicado estado de salud luego de que en agosto de 2019 se le diagnosticara un cáncer pulmonar.

El doctor “Tabaré Vázquez fue el protagonista de una extensa y emotiva entrevista realizada junto a Ignacio González (29), creador de EL LEGADO, donde recordó sus orígenes, su trayectoria profesional como médico, y su carrera política. El mítico líder de la izquierda también reflexionó sobre sus conquistas y sus errores en el poder, y temáticas más personales como la partida de María Auxiliadora y su combate actual contra el cáncer”, indicó America Business por medio de un comunicado.

“El Legado”, ciclo de entrevistas documentales filmado en formato cine, es contenido para Uruguay y el mundo. Una idea original de America Business en coproducción con Pardelion Films y Canal 10.

Si bien el ciclo televisivo abordó los diferentes momentos de Vázquez en la política -desde sus inicios hasta el final de su segundo mandato-, el momento más emotivo de la entrevista fue cuando se habló del estado de salud del ex jefe de Estado.

Vázquez, quien se convirtió en el primer mandatario de izquierda en la historia de Uruguay al ganar las elecciones de 2004 como candidato del Frente Amplio, sostuvo que se encuentra “en la etapa final” de su vida. Golpeado por las muertes de su esposa, de su madre, su hermana y su padre, el ex presidente uruguayo llegó a decir que ya no creía en Dios. Por eso, el periodista le preguntó, ante esta etapa de su vida, cómo es su actual relación con Dios y la religión: “A veces creo que hay Dios, a veces creo que no hay Dios. Que somos una ventanita que se abre a la vida y salimos al escenario. Pero muchas veces quiero, desearía, que hubiera un Dios. Pero hasta ahí puedo llegar”.

En esa línea, recordó dos momentos vinculados a la religión que lo marcaron hasta el día de hoy. El primero, con el papa Juan Pablo II; el segundo, con el actual Pontífice, Francisco. “Hablando con Juan Pablo II, él me dijo en determinado momento -yo era intendente de Montevideo, del Partido Socialista-, con su tono de voz, en español: ‘Un gobernante, antes de ser de izquierda o de derecha, debe ser profundamente humano’. Eso me sirvió para reivindicar el humanismo como forma fundamental de urbanización en nuestra humanidad. Y la última, la reunión con Francisco. Impagable. ¡Qué hombre Francisco! ¡Qué entereza! ¡Qué voluntad! Me atreví a hacerle una pregunta: ¿cómo concibe usted a Dios? Y él, muy rápidamente, me respondió: ‘Ah, no. Yo hasta Jesucristo llego’”, relató, entre risas.

Asimismo, destacó el “enorme apoyo” que recibe a diario de parte de sus cuatro hijos: Álvaro, Fabián, Ignacio y Javier: “Cuando hablo de mis hijos se me cae la baba. Me siento muy orgulloso de ellos, muy agradecido. Y en estos momentos con un apoyo enorme por parte de ellos. Es un legado de María Auxiliadora”.

Tabaré Vázquez también tuvo emotivas palabras para María Auxiliadora Delgado, quien fue su esposa durante más de 50 años y murió en julio de 2019: “Fue todo en mi vida. Me atrevo a decir, sin dudarlo, que yo no hubiera logrado el desarrollo de mis actividades sin ella. Fue el factor total. Lo que hice, sin dudas, fue por el respaldo de ella, mis hijos, y mi familia. Sin ella no hubiera sido nada”

“Cuando se fue me dejó una riqueza enorme, una familia maravillosa y un ejemplo de vida inigualable”, agregó.

 “Lo primero que sentí fue una gran responsabilidad, una felicidad enorme, pero como marco de todo eso un profundo agradecimiento al pueblo uruguayo que había confiado en mí para conducir el país (…) Asumí como quisiera que me recordaran, como un presidente serio, responsable, y como un presidente que hizo el máximo de sus esfuerzos por cumplir los compromisos que habíamos adquirido en la campaña electoral”.

Sobre su gestión, comentó: “Algunas cosas logramos, otras no, nos quedaron cosas pendientes. Pero una nación, un país, es una construcción permanente”. En ese sentido, dijo que le hubiese gustado “disminuir un poco más la pobreza extrema que tenemos, y terminar con esos ranchitos tan humildes de nylon y chapa, de bloques, porque los conocí de adentro”. “Me hubiera gustado dejar mucha más gente en mejores condiciones en la vivienda”.

Cuando el periodista le pidió un mensaje para el pueblo uruguayo, Vázquez sostuvo que “es casi hablar de un legado”. Pero optó por hacer referencia a los “mitos que había sobre la izquierda” si el Frente Amplio llegaba al poder.

“El primero de ellos, que si la izquierda llegaba al poder del gobierno nacional, los uruguayos y las uruguayas la íbamos a pasar muy mal porque se iban a retirar inversiones, se iban a cerrar empresas… Ese mito lo derrumbamos. Porque llegamos al Gobierno, disminuyó la pobreza, disminuyó la marginación, hubo políticas de inclusión, se atendió la discapacidad, entre otras políticas… Y se puso como centro, a la persona. Lo fundamental fue gobernar con, y para la gente. No sucedió lo que aquel mito decía. Segundo punto, se hablaba que iba a venir una gran conflictividad social, que iba a generar una ruptura en la sociedad. No sucedió, fue todo lo contrario. Vivimos 15 años de tranquilidad social. No hubo muertos en las calles, no hubo heridos; hubo canales de diálogos. Tercer mito que se derrumbó: iba a estar atentada la democracia uruguaya. El país más democrático de América, yo diría. Hoy tenemos una fortaleza institucional total en dos niveles: en las instituciones propias del Estado, pero también en nuestro sistema de partidos políticos. Tenemos junto a Inglaterra los partidos políticos más viejos del mundo. Y yo estoy absolutamente convencido que la base de una democracia está en la fortaleza de sus partidos políticos. Y mi chapeau a los partidos tradicionales por todo lo que hicieron por el país”.

En esa importancia que subrayó respecto a la solidez democrática, el ex presidente recordó el “ejemplo” que demostró su país en la última transición: “Fue muy buena la transición y la relación con Lacalle Pou. El presidente fue un caballero, y contribuyó enormemente a esa imagen de Uruguay democrático, que se presenta ante el mundo como un ejemplo en la región, pero también como un ejemplo en el mundo (…) Fue un buen ejemplo de Uruguay hacia el mundo”.

Respeto que también mostró cuando se refirió a su relación con los otros ex presidentes de Uruguay: Luis Lacalle Herrera, Julio María Sanguinetti, Jorge Batlle, y José “Pepe” Mujica”.

“Partiendo de la base que tenemos posiciones políticas e ideológicas distintas. Con el doctor Julio María Sanguinetti, por quien siento un gran respeto, es un estadista, sin lugar a dudas, un hombre de una cultura muy vasta, coincidimos en algunos aspectos vinculados a la pintura (…) Con el doctor Lacalle Herrera (fue presidente cuando Tabaré fue intendente), muy buen vínculo. Él marcó su posición, nosotros la nuestra. En una reunión que tuvimos yo le hablé de unas políticas sociales, sobre todo de viviendas, y me dijo ‘no, no, no. Yo voy a crear un ministerio de vivienda, vos dedicate a la luz, a esto, a lo otro’. Logramos cosas juntos muy importantes. ‘Tres Cruces’ lo hicimos entre el gobierno nacional y la intendencia, y tenemos una relación hasta afectuosa (…) Con el doctor Jorge Batlle también tuvimos una muy buena relación”.

“Y con mi querido amigo y compañero Pepe Mujica una excelente relación de muchísimos años atrás. Pepe tiene sus características brillantes, notables. Ha sido, y es, una figura internacional de lustre. No somos iguales, pero tenemos una ideología y un pensamiento de fondo que va en la misma dirección y en el mismo sentido”, comentó.

“Tabaré ha dejado, y deja, una impronta enorme en la política de América Latina, en la política del Río de la Plata, en mi corazón, y en mi afecto”, concluyó su mensaje el jefe de Estado argentino Alberoto Fernandez

El ex presidente uruguayo consideró que la izquierda latinoamericana “está en una etapa de transición para ubicar qué entendemos por izquierda latinoamericana”. “Yo creo que la tendencia sería marchar hacia una socialdemocracia, como en su momento lo planteó Marx”.

Asimismo, se distanció de de “los movimientos radicalizados a la izquierda, o a la derecha”: “Los extremos no son buenos, terminan tocándose; la ley del péndulo. Me parece que no fuimos capaces, porque no supimos, no pudimos porque no nos dejaron, de elaborar un proyecto latinoamericano propio para que nuestra gente viva mejor”.

Sobre su relación con los más altos líderes internacionales, comentó: “En mi vida ni había pensado ni soñado hablar con líderes mundiales. La vida me llevó a que tuviera diálogo con tres presidentes de Estados Unidos: Bush padre, cuando era intendente hizo una visita, le entregué las llaves de la ciudad de Montevideo en el Palacio Legislativo; con George Bush hijo, y con Obama. ¿Cómo podía soñar que iba a hablar con tres presidentes de la máxima potencia del mundo? Tuve entrevistas con Putin (Rusia), con Xi Jinping (China), con Merkel (Alemania), con el Rey de España -con el que ya no está, y con el que está ahora-. No lo hubiera soñado nunca”.

informe de infoabe ,entrevista emitida por canal10 en Uruguay

La entrevista se realizó en el Palacio Legislativo de Uruguay (El Legado TV)

entrevista entera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.