“Él fue a hacer un favor y me quedé esperándolo con el mate” dijo la pareja de la persona que murió.

0
39

LA fiscal de Homicidios Adriana Edelman está a la espera de determinadas pericias para dictaminar sobre el hecho ocurrido en el barrio Peñarol que culminó con la muerte de una persona de 28 años. Llegó al lugar del crimen y comenzó a indagar para poder reconstruir qué había ocurrido en las calles Casavalle y Watt. El hombre de 72 años quedó detenido .

Desde la ventana de su casa, cuenta Silvana a El País, vieron que había un cable que colgaba desde la azotea de la casa de uno de sus vecinos. La casa, que queda en el barrio Peñarol, está ubicada en un pasillo donde hay varias viviendas. “Estaba todavía colgado un cable que le habían robado la noche anterior al vecino”, dice Silvana. Y fue por esta razón que su pareja le dijo: “Voy a arreglarle eso y ya tomamos unos mates, son dos segundos”.

Y los segundos se convirtieron en tragedia. Silvana puso a calentar el agua para el mate y salió hacia el frente de la vivienda, en la calle Casavalle. Mientras tanto, su pareja se subía al techo del vecino para “hacer un favor”, insiste. Fue en ese contexto, agrega la mujer, que sucedió todo. “Siento el disparo y veo que él grita y lo siento caer. Es lo único que recuerdo”.

La Policía llegó de inmediato. Los investigadores se encontraron con un hombre de 72 años, que vive al lado del pasillo donde hay varias viviendas, que les dijo que había disparado a una persona pensando que era un ladrón. Luego les entregó el arma que usó para matarlo. Según cuenta Silvana, todo lo que ocurrió lo vio un niño de 12 años, familiar de ella. Porque cuando su pareja decidió ir a arreglar el cable del vecino, dice, el niño le dijo que él iba a subir al techo de su casa para poder mirar de cerca si necesitaba algo. “Yo estaba en el techo mirándolo para ayudarlo por si precisaba alguna herramienta, y entonces bajaba y se la daba. Quería subir con él, pero no subí por las dudas de que hubiera un cable con corriente y me quedé en el techo de casa”, comentó el niño.

Se cuentan dos versiones de los hechos. Una, es la de los familiares del joven; la otra, es la de la esposa de quien disparó y mató a una persona. “El tipo que murió ayer arriba de mi casa era un malandro; hacía días que estaba viviendo con la mujer. Acá, en ese pasillo entra y sale gente que no se conoce”, dice la mujer del hombre detenido y agrega: “Ese que murió le había robado al vecino del fondo de casa un plasma, plata y ropa. El hombre hizo la denuncia, vino la Policía y quedó en nada. Acá se estaba viniendo muy espesa la cosa. No era un vecino, no es del barrio. Entraba y salía cuando quería”.

Pero la pareja de noombre Silvana cuenta una versión distinta. Explica que hacía tres semanas estaba conviviendo con el hombre que terminó muriendo producto de un disparo del vecino. Dice que lo había conocido a través de un amigo y que en poco tiempo se hicieron muy cercanos.“Vos no podes disparar. Él disparó a matar, a las cuatro de la tarde, y aparte estaba (su pareja) en otra casa que ni siquiera era la de él. Está mal de la cabeza; nada más”, dice Silvana. “No podes salir a tirar. ¡Estaba el niño a un metro! Mirá si le pasaba algo a él”, agrega.

Según indicaron fuentes de la Fiscalía a El País, la fiscal Edelman está a la espera de determinadas pericias para definir las circunstancias del crimen y la resolución que pedirá. Esa definición se tomará hoy. En la escena donde ocurrió el crimen la fiscal dijo en rueda de prensa que se trató de “un homicidio de un vecino a otro vecino que había subido a la azotea”, y que se estaba “indagando en qué circunstancias fue”. “Los familiares del fallecido señalaron que (el hombre) estaba arreglando cables a otro vecino”, agregó Edelman, y acotó que en el lugar se detectó que había un cable cortado.
“Él fue para hacer un favor y quedé esperándolo con un mate”, dice quebrada Silvana mientras espera por una resolución de la Justicia. Según narraron algunos vecinos de la zona a El País, el hombre de 72 años tenía “conflictos” con algunos de los vecinos. “Ha tenido problemas con los vecinos. El tipo era muy agresivo y se metía con los gurises chicos”, cuenta uno de los vecinos que prefiere mantener el anonimato. También dice que lo que ocurrió “fue una locura” y que la víctima “se comió un garrón, más allá de sus antecedentes o no”. Fuentes policiales indicaron a El País que el hombre tenía dos antecedentes penales. Los vecinos dicen que el robo de cables es común en el barrio Peñarol.

Luego de que se conociera la noticia de que un hombre de 72 años había matado a un vecino mientras estaba en el techo de una casa, la LUC se coló de vuelta en un debate político.

El senador frenteamplista Charles Carrera compartió la noticia del homicidio en su cuenta de Twitter y escribió: “Los mensajes equivocados que se consagraron en la LUC se cobran vidas inocentes. La convivencia en jaque a partir del miedo y la desconfianza”, escribió. Y al comentario de Carrera le siguió el del también senador frenteamplista Alejandro Sánchez. “No se trata de una campaña, se trata de la vida de la gente. Parte de la LUC y varios de sus impulsores promueven discursos peligrosos, que incitan el odio y no solucionan los problemas de seguridad; al contrario, los agravan”, opinó en Twitter.

El ministro del Interior  Heber, en tanto, se expresó ayer sobre el caso. “La LUC establece que uno se pueda defender. Aquí (por el caso en el barrio Peñarol) no hay legítima defensa. Si la persona estaba en la azotea y la persona que vivía en la vivienda disparó, no tenía ninguna amenaza y por lo tanto no tiene legítima defensa”, argumentó. Luego dijo que la LUC “está actuando bien” y enfatizó: “Si la persona que estaba en la azotea estaba armado (el vecino) se puede defender, pero no era el caso y por lo tanto no está encuadrado en la LUc “

CON INFORMACION DE ELPAIS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.