Contador es el más grande. Dignificó la vuelta de España.

0
9

Un ataque total del madrileño provoca el hundimiento de Froome y el Sky. Nairo Quintana casi sentencia la Vuelta en Formigal.

Resultado de imagen para Alberto Contador dignificó la Vuelta a España

Se negó a aceptar el olvido y enarborló aquella proclama que honra al deporte: con el rival no se pacta, se pelea.

Alberto Contador dignificó la Vuelta a España con el orgullo del campeón que muere matando. Un ramalazo de genio del madrileño desarmó la carrera, provocó el hundimiento de Froome y el Sky y dejó casi empaquetada la ronda en favor de Nairo Quintana, rematador oficial de otro derrote para el recuerdo de Alberto Contador.

Sucedió en el regreso a España, después de la etapa reina y cuando la Vuelta ya se resignaba a una realidad: Nairo Quintana no puede con Froome. No, al menos, en un duelo directo. Contador invirtió la tendencia que puede coronar al colombiano como vencedor de la carrera.

A Contador no le da el corazón para seguir a Nairo y Froome en las montañas, pero le da el coraje para desafiarlos en cualquier otro escenario. Había un repecho a la salida de Sabiñánigo y lo había memorizado desde el día anterior, cuando se cortó en el Aubisque.«Me dije ahí va a ser».

 Se largó Contador con tres compañeros y le siguió el líder Quintana junto a una veintena de corredores dispuestos a todo. Valor y fe. «No se me ocurrió mirar atrás. Sabía que el pelotón se tenía que cortar», explicó el español.

Lo hizo. Y de manera fulminante. El Sky se quedó colgado del alambre en menos de veinte kilómetros. Cinco compañeros de Froome se descolgaron en el vagón trasero, mientras el ganador del Tour empezaba a sudar. Es un ciclista que se ha acostumbrado al calor del grupo, al potenciómetro, a la ciencia y el cálculo, pero que no domina el arte de la guerrilla.

La fuga cobró color y avanzó furiosa. 110 kilómetros hasta la meta de Formigal. ¿Imposible? No lo fue para Contador y después Quintana. El colombiano, que no lo intentó ni una vez en el Tour ante Froome, se soltó en pelo en la compañía del ciclista más valioso del siglo XXI. Contador no tiene comparación. Muerto, pero en pie.

Al llegar la fuga a las rampas de Formigal, Nairo agarró las riendas e imprimió un tranco brutal que asfixió aún más a Froome por detrás. El británico iba fundido, sin resuello, atosigado por cientos de saltos a su vera.

Contador se quedó del ritmo de Nairo y el italiano Brambilla le ganó la tostada al colombiano en la línea de meta. La Vuelta queda casi sentenciada, con Nairo al frente, Froome a 2:40, Chaves, a 3:55 y Contador, a 4:02. A falta de una contrarreloj (38 kms), y un par de llegadas en alto (Mas de la Casa, Aitana), el colombiano lo tiene. Salvo que Contador decida lo contrario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.