Chocolate _energía extra al día_ incluyelo en el desayuno.

0
4

El chocolate es uno de esos placeres que casi todo el mundo disfruta .

Aunque usualmente se come en el postre o como merienda, en algunas preparaciones queda delicioso en el desayuno y además de sabor, te dará un extra de energía para destacar en un día largo.

Claro que comer trozos de chocolate en ayunas no es la mejor idea, pero sí puedes incluir un poco de sirope achocolatado en tu café, para degustar un mocaccino casero, o hacer una leche achocolatada fría o caliente, que sea suave y baja en azúcar,

y si gustas un sabor intenso, ve por un chocolate caliente

Chocolate caliente con especias para Navidad

chocolate blanco

Los increíbles sabores de la canela, la nuez moscada y
el cardamomo le dan vida a este chocolate
caliente blanco
, además es maravillosamente cremoso. Puedes tomarlo en el desayuno
junto a unos deliciosos rollos de canela,
y aderezarlo con el chocolate caliente. ¡Glorioso!

Ingredientes

importa saber : 1 onza =28g

8 onzas de chocolate blanco, roto en pedazos pequeños

2 tazas de leche

14 onzas o 400g de leche condensada

7 onzas  o  200g de crema de malvavisco    

4 palitos de canela

2 cucharadas de extracto de vainilla

½ cucharadita de cardamomo molido

½ cucharadita de nuez moscada molida

Preparación

Colocar todos los ingredientes en una olla de cocción
lenta y cocinar a fuego lento durante 2-3 horas y media, revolviendo
ocasionalmente. Retirar los palitos de canela,
la nuez moscada antes de servir y listo, así de fácil y sencilla es esta receta.

 

Infusión de cacao

Si prefieres algo más ligero, anímate a preparar una infusión de cacao, que te dejará con un cálido aroma y no es nada empalagosa.

  • Una cucharada de cacao negro puro
  • Medio litro de agua
  • Unas gotas de esencia de vainilla (Opcional)
  • Canela en polvo (Opcional)
  • Endulzante natural o sin calorías (no azúcar) al gusto

Preparación:

La idea de esta preparación no es precisamente obtener una bebida que sea para tomar con fines gastronómicos, sino que la intención es poder aprovechar las enormes propiedades que tiene el cacao. Justamente, éste último es el punto fundamental de esta cuestión. Debes comprar un cacao de buena calidad, puro, que no tenga conservantes, aditivos y ese tipo de cuestiones, que no harán más que conspirar contra sus propiedades.

Luego, el proceso es el de la infusión. Coloca el cacao en polvo en el fondo de un recipiente, añade un poco de canela y vainilla (si quieres tener estos sabores en la preparación y, de paso, contrarrestar un poco el amargor del cacao) y comienza a añadir el agua a punto de hervor. Mezcla bien hasta que los elementos se integren y ya podrás beber esta infusión.

Si tuvieras ganas, puedes endulzar esta preparación, pero con algún endulzante natural, sin aditivos ni refinamiento. Si no, consúmelo “como viene”, que está más que bien para tomar en cualquier momento del día.

Así, podrás gozar de sus beneficios digestivos, antioxidantes, resultando a su vez diurético y relajante, entre muchas otras cosas. Por eso mismo, no dudes en consumirlo de esta manera, comprando un cacao puro de buena calidad y dejando de lado esos azucarados productos que no te ayudarán en absoluto.

Si en vez de bebidas, prefieres incluirlo como alimento, unas galletitas con chispas de chocolate son buena compañía de un vaso de leche, así como un croissant con un poco de chocolate derretido en su interior acompaña bien a un café o una taza de té.

Otra opción chocolatera es una rebanada de torta de chocolate, pero es mejor una estilo ponqué o bizcochoque algo muy cremoso como una marquesa o un dulce frío, más apropiado para otro momento del día.

También puedes salir de la rutina con unas panquecas de chocolate, simplemente sustituye una cuarta parte de la harina en la mezcla por cacao en polvo, o preparar tus panquecas clásicas y espolvorea una combinaciónde canela, cacao y azúcar impalpable cuando estén tibias.

 

Para una alternativa más ligera, rallar algo de chocolate negro en la granola o agregarle a ésta chispas de chocolate sin azúcar resulta muy agradable. Incluso puedes luego combinarla con yogurt (lo mismo puedes hacer con tu cereal favorito en vez de granola, y combinarlo con leche).

 

Granola de chocolate casera {by Paula, Con las Zarpas en la Masa}

RECETA DE GRANOLA DE CHOCOLATE

Ingredientes:

150 gr de copos de avena

40 gr de almendra natural con piel

40 gr de avellanas

3 cucharadas soperas de aceite de oliva

3 cucharadas de miel

2 cucharadas soperas de cacao en polvo 0% M.G.

1 cucharadita de esencia de vainilla

40 gr de agua

1 pizca de sal

50 gr de chips de chocolate

Preparación:

Troceamos toscamente las avellanas y almendras.En un bol mezclamos los copos de avena, el cacao, la sal y los frutos secos troceados.

Vertemos el aceite en una cuchara sopera y en la misma la miel (veréis como así no se pega al metal). Añadimos el agua y mezclamos.

Colocamos papel sulfurizado (de hornear) sobre una bandeja de horno y repartimos nuestra mezcla, dejando algún que otro grumo.

Horneamos a 150º (yo con aire) durante 30-35 minutos, removiendo cada 10 minutos.

Cuando esté casi templado pero aún caliente añadimos los chips de chocolate y dejamos enfriar, guardamos en un bote cerrado.

En general, incluir el chocolate en el desayuno tiene que ser ser sutil, e incorporar cantidades pequeñas que deleiten tu paladar y no que lo aturdan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.