Cerámica artesanal, una forma de enaltecer a la Tierra.

0
12

Carlos Larregui es un artista y profesor especializado en el arte en cerámica radicado en San Gregorio de Polanco, quien además de compartir su experiencia en este trabajo también nos invita a reflexionar acerca de la importancia y la historia que hay detrás de esta materia prima.

Carlos Larregui nació en el departamento de Durazno y vive en San Gregorio de Polanco desde 1995 donde abrió su propio taller de cerámica, se integró al arte mural donde asistió a renombrados artistas hasta obtener sus propias obras en murales y esculturas en la ciudad. En el año 2009 presentó su instalación de esculturas en cerámica en la ciudad de Montevideo en la sala de Arte Federico Saez titulada Tributo alla Fecondidad, donde es distinguido con la mención revelación de los hechos culturales de ese año. En el 2015 realizó un mural escultórico en cerámica de 6.000 piezas individuales en la ciudad de San Gregorio de Polanco y en 2016 un mural en la Casa de la Cultura en Tacuarembó.

En diálogo con el artista contó que como aporte a la cultura, lo que hace es trabajar la cerámica de forma natural para no sólo mostrarle a la gente cómo se realiza este trabajo, sino que también como manera de tomar conciencia de la importancia que tiene la materia prima con la que se trabaja.

Se trata de una de las mejores arcillas de Sudamérica; se la puede encontrar a unos 40 km de San Gregorio de Polanco en el poblado de Blanquillo en el departamento de Durazno, de donde es extraído el material.

Este material tiene las bondades de encontrarse en un estado natural en el cual no es necesario agregarle nada más. “Es un tesoro oculto que tenemos los uruguayos”.

Para Larregui es importante que este material se muestre y manifieste por sí mismo, una de las formas de hacerlo es a través del trabajo con la cerámica artesanal, mediante la elaboración de útiles o expresiones plásticas hechas a mano; y a su vez poder mostrar el trabajo del ceramista, un oficio que está quedando en desuso. Según expresa Carlos Larregui, la producción y el mercado hacen que el tipo de técnica artesanal se vaya dejando de lado en la actualidad.

El artista considera importante no perder el vínculo con la tierra “Es nuestra madre, nuestro sustento, la que nos da vida. La cerámica artesanal significa enaltecer la tierra a través del trabajo”.

Es una materia prima originaria que es parte de la evolución del planeta, más allá de la civilización humana. “Tener en nuestras manos este material nos genera una responsabilidad”. En su proceso de formación, tiene una edad de unos 450 millones de años. Ha estado simplemente oculta debajo de la tierra, o trabajando en silencio para dar sustento a la humanidad.

“Es un material que a nosotros nos obliga a reflexionar.” Si bien ha estado siempre ahí, poder tocar en el yacimiento un material que ha estado guardado durante 450 millones de años, es un evento muy fuerte desde el punto de vista emocional. Esto hace que podamos ver desde otra perspectiva nuestro alrededor y tomar conciencia de lo que tenemos en el planeta. Sin dudas es algo que reconforta y a la vez abre un abanico de experiencias táctiles que se dan a través de los sentidos, que también se complementan con la estética y los colotes que conforman la celebración de la tierra a través de la quema con el fuego, el agua, el aire. Allí intervienen todos los elementos naturales como forma de creación de un nuevo elemento.

www.tacuarembo.net Jimena Crujeira

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.