Caso Goncálvez : Paraguay analiza su expulsión.

0
26

El detenido en Paraguay es Pablo Goncalvez. la razon es porque cobraba alquileres para un estafador.

La Fiscalía Antidrogas de la ciudad paraguaya Salto de Guairá aguarda un informe del consulado uruguayo sobre si Pablo Goncálvez tiene alguna causa pendiente en el país para poder expulsarlo hacia Uruguay, dijo a El País el asistente del fiscal Carlos Almada, Wilson Gauto.

Martes 7 de junio, Goncálvez fue detenido en un control callejero realizado por la policía de Salto de Guairá, una ciudad ubicada a seis kilómetros de la frontera con Brasil. Goncálvez estaba en una esquina y los policías le pidieron sus documentos. Se negó. Fue cacheado. Los policías encontraron 9,6 gramos de cocaína —el máximo legal permitido para consumo son dos gramos— y una pistola Glock, calibre 9 milímetros.

La posesión de cocaína tiene una expectativa de pena de entre cinco y 15 años de prisión. Mientras que, por porte ilegal de armas, la sanción oscila entre dos y cinco años.En caso de ser procesado en Paraguay “lo mínimo que Goncálvez estará en prisión será cinco años”, dijo Gauto.

El fiscal antidrogas Carlos Almada determinó un plazo de seis meses para investigar a Goncálvez. Posteriormente, el caso será analizado por la Justicia. El juicio oral se realizará en junio de 2018. Es decir, Pablo Goncálvez estará en prisión un año hasta que comience el juicio por tenencia de drogas no para consumo y porte ilegal de armas.

La Fiscalía también toma en cuenta la anterior situacion del detenido “Nos enteramos acá que es un individuo muy peligroso”, dijo en alusión a los tres crímenes cometidos en Uruguay. Un abogado defensor podría solicitar al juez que reduzca la pena de Goncálvez por el delito de tenencia de drogas. Para ello, deberá probar que Goncálvez es adicto. Sin embargo, poco podrá hacer el profesional por el porte ilegal de un arma, dijo Gauto.

 ¿Qué hacía Pablo Goncálvez en la ciudad de Salto de Guairá? Es una pequeña ciudad paraguaya, de 33.000 habitantes. También se enteró que su trabajo era cobrar alquileres de apartamentos para el argentino Maximiliano C., un sujeto acusado de clonar tarjetas de crédito en Uruguay y Argentina. “Maximiliano C. es un personaje. Fue acusado de realizar estafas en la ciudad de Asunción”, dijo Gauto.

En la capital paraguaya, Maximiliano C. tiene fama de ser un empresario exitoso. Interrogado por funcionarios de la Fiscalía Antidrogas, Goncálvez fue lacónico: “Llevaba la cocaína porque soy adicto a las drogas”.

El fiscal le preguntó sobre la razón para portar un arma de grueso calibre. El uruguayo respondió que había adquirido la pistola en forma reciente y que no tuvo tiempo para iniciar el trámite para portarla.

Montevideo Portal recoge el relato de una mujer que tuvo una cita con Pablo Goncálvez, a quien conoció a través de una red social.

Antes de ser detenido en Paraguay, Pablo Goncálvez se creó un perfil de una red social de encuentros (sin su apellido) con el que se contactaba con mujeres. “Recuerdo su cara y me da pánico”, dijo una de ellas a Montevideo Portal. Audio y chats.

De acuerdo al relato que hizo la mujer (de 39 años y oriunda de Carrasco), que prefirió no ser identificada ni siquiera por su nombre de pila, el homicida se creó un perfil en Badoo bajo el nombre “Pablo”, sin el apellido. La mujer había narrado esta historia a Montevideo Portal hace varias semanas, pero se animó a permitir que se publicara recién tras enterarse de que Goncálvez estaba preso en Paraguay

Tras chatear en Badoo, siempre sin saber de quién se trataba, ambos intercambiaron números de teléfono celular y pasaron a charlar por Whatsapp. El intercambio era normal y acordaron encontrarse en una cita en el restaurante Alberto’s, ubicado en Luis Alberto de Herrera y 26 de Marzo.

En el encuentro cara a cara, la mujer no se dio cuenta en principio de quién se trataba, pero le extrañó su conducta desde el principio. “Se puso a rezar en la mesa antes de comer. Conozco gente que lo hace, pero es raro que en una salida con una chica alguien se ponga a hacer la cruz frente a la comida”, contó la mujer a Montevideo Portal.

“En un momento empezamos a hablar (sobre la vida y la muerte) y le pregunté por qué veía la vida así”, contó la mujer. “A mí me apuñalaron y el médico tuvo mi corazón en la mano”, le respondió Goncálvez. Luego le describió lo cerca que estuvo de la muerte. “Pero reviví”, agregó.

“Le dije que me parecía que era mentira o que estaba bromeando. Se levantó la remera en el restaurante y me mostró la cicatriz. Le pedí perdón”, contó la protagonista.

En ese momento fue cuando se le cruzó por la cabeza, por primera vez, la posibilidad de que la persona que estaba enfrente fuera Pablo Goncálvez. Luego de un rato, ya con el miedo instalado, pidió la cuenta para irse.

“Llamé al mozo cuando nos íbamos y él me explicó las distintas formas en que se podía llamarlo. Palmeó las manos, como ejemplo, y le pregunté si había estudiado protocolo. Me dijo que sí, que sus padres eran diplomáticos”, agregó la mujer. En ese momento las sospechas que tenía se volvieron casi certezas. Se despidieron en el restaurante (él la abrazó, ella se puso incómoda) y luego él le mandó un mensaje por Whatsapp para contarle que había pasado bien.

En su perfil de Whatsapp, Goncálvez tenía una foto con su hija en las cataratas de Iguazú, explicó la mujer. La foto fue borrada y cambiada por otra luego de una charla en la que ella decidió preguntarle si era efectivamente Pablo Goncálvez.

“Sé sincero conmigo. No hay que temer”, le escribió ella. Él respondió: “Hay mucho que temer, lamentablemente. Porque atrás mío hay una hija que ha sufrido lo impensable. Hay una ex esposa que también”.

fuente elpais y entrevistadeMontevideo portal.

Cita a ciegas

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.