Bolivia: qué es el “cerco de Túpac Katari” que anunciaron los defensores de Evo Morales y por qué atemoriza tanto a La Paz.

0
4

Los productos de la canasta básica casi agotados, filas para el pan durante las madrugadas, calles vacías por la falta de gasolina… La Paz tiene esas imágenes de 2003 y 2005 todavía frescas en la memoria.

En ambas oportunidades todos los accesos a la ciudad sede de los poderes de Bolivia fueron cerrados para que no ingresen alimentos, gasolina ni bombas (tanques, garrafas) de gas para cocinar.

Chapare

GETTY IMAGESImage caption
Los sindicatos cocaleros del Chapare siguen defendiendo a su líder, Evo Morales.

En las dos ocasiones los indígenas de tierras altas, vecinos de la ciudad aymara de El Alto, productores de hoja de coca y otros sectores decretaron el “cerco de Túpac Katari” a La Paz, la medida que las mismas agrupaciones anunciaron esta semana para defender a Evo Morales.

Con el expresidente autoexiliado en México y ahora pidiendo volver a Bolivia para terminar su mandato en enero de 2020, las organizaciones que le son leales no se rinden y exigen la renuncia inmediata de la presidenta interina Jeanine Áñez.

A cuatro semanas de las elecciones que la oposición denuncia fraudulentas y que según la OEA tuvieron “irregularidades”, los movimientos sociales apelan a una estrategia que ya funcionó antes y que se origina en el siglo XVIII.

En 2003, una movilización que en apariencia no significaba un peligro real para el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada degeneró en una masiva protesta que terminó provocando la dimisión del presidente.

Las primeras muertes producidas en esa oportunidad agudizaron la crisis y provocaron una determinación de las provincias indígenas que rodean a la ciudad de La Paz: cerco.

Bolivia

ETTY IMAGESImage caption
Los peores episodios de violencia se han vivido en Cochabamba.

La respuesta del gobierno en El Alto acabó siendo conocida como la “Masacre de Octubre”, dejó más de 70 muertes. Gonzalo Sánchez de Lozada dimitió unas semanas después, el 17 de octubre de 2003.

En 2005, con Carlos Mesa como presidente sucesor del renunciante, se produjo una nueva crisis política en la que se produjo un nuevo bloqueo total a La Paz.

El cerco funcionó una vez más y el mandato de Mesa terminó prematuramente a mediados de 2005.

Pero la idea del cerco a La Paz no es cosa del siglo XXI. Nos podemos remontar de hecho a 1781, uno de los años icónicos de las luchas de los pueblos originarios contra el colonialismo español.

Fue el año en el que Julián Apaza, a quien llamaban Túpac Katari, junto a decenas de miles de indígenas cercó la ciudad de Nuestra Señora de La Paz durante varios meses desatando escenas de horror y desesperación entre los españoles y descendientes de españoles que habitaban la pequeña ciudad.

Pese a que la medida fue derrotada y Katari castigado hasta la muerte, el cerco quedó inscrito para siempre como la hazaña indígena que obligó a los representantes de la colonia a hincar rodilla por unos meses.

El 15 de noviembre de 1781, el líder emblema de los pueblos indígenas de Bolivia fue asesinado y Evo Morales lo recordó con un tuit desde México.

“El imperialismo español pensó que al descuartizar a Túpac Katari hace 238 años, cortaría la fuerza de los pueblos para romper las cadenas del colonialismo. Hoy más que nunca la lucha sigue. Ante la represión del golpismo racista, repetimos la sentencia: ‘¡Volveré y seré millones!'”, publicó.

Este lunes, una multitudinaria marcha de pobladores de las provincias indígenas de tierra alta marchó por La Paz.

“Ahora sí, guerra civil” es el grito con el que se abrieron paso por el centro de la ciudad y los alrededores del Palacio de Gobierno y la Asamblea Legislativa Plurinacional (congreso).

“Cerco hasta las últimas consecuencias, compañeros”, incitaba uno de los manifestantes con un poncho rojo como vestimenta y portando una wiphala indígena en su mano derecha.

Sin detener su ritmo de avance, afirma que la enorme columna de marchistas es apenas la avanzada que se propone dejar a La Paz “sin un grano de arroz”.

El fin de semana, en un cabildo (asamblea) de los representantes de las 20 provincias de La Paz y organizaciones sociales afines a Morales de la ciudad de El Alto, decidieron asfixiar a La Paz hasta que la presidenta interina Áñez abandone el puesto.

n el caso de que la autoridad que asumió la presidencia de Bolivia el 12 de noviembre no presente su renuncia, entre el martes y el miércoles comenzará el cerco y un paro indefinido con “bloqueo de mil calles”.

Sin embargo, las organizaciones afines a Morales de El Alto no son las únicas que se sumarán a la movilización que se organiza.

Al mismo tiempo que los alteños anunciaban la radicalización de las protestas, las federaciones de productores de hoja de coca de el Chapare (selva en el centro de Bolivia) también pusieron un ultimátum a Áñez.

Los cocaleros chapareños aseguran que nunca abandonarán al hombre que era “uno de ellos” y llegó al poder

El temor al cerco

Lizzy Moraibe es una universitaria de 20 años y llegó a La Paz para estudiar.Cuando se produjeron los cercos en 2003 y 2005 vivía en Santa Cruz y tenía menos de 6 años.Para ella es absolutamente inédito lo que se vive en La Paz y confiesa que no sabe muy bien qué comprar para abastecerse ante el cerco.”Yo tengo miedo, porque cada vez hay menos comida y no sabemos cuándo va a acabar”, le dice a BBC Mundo.

Moraibe vive sola y acude a un restaurante todos los días para almorzar.

“Cada vez me dice que hay menos. Que ya no hay pollo, ahora no hay carne. Se está acabando todo“.

Boris MirandaBBC News Mundo, Bolivia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.