Alemania se prepara para mantener el confinamiento hasta abril.

0
91

Merkel se reúne hoy con los presidentes regionales para buscar su respaldo

El borrador que estará hoy sobre la mesa, en la reunión que Merkel mantendrá con los presidentes de los Bundesländer, incluye una prolongación de las restricciones contra la pandemia hasta abril. Mientras tanto y de cara a las vacaciones de Semana Santa, el documento aporta la creación del concepto de ‘vacaciones de bajo contacto’ y deja su aplicación a libre decisión de los gobiernos regionales y en el interior de cada uno de los Länder. El texto sugiere que sería posible permitir a los ciudadanos, dentro de su propia región y teniendo en cuenta las restricciones de contacto aplicables y los estrictos requisitos de higiene, la «implementación de un régimen de prueba» que abriría la posibilidad de «alojamiento y pernoctaciones» donde «se puedan utilizar las instalaciones sanitarias propias y se puedan organizar las comidas mediante la autosuficiencia».

En otras palabras, serían posibles las vacaciones en apartamentos, casas de vacaciones, casas rurales y caravanas en grupos autosuficientes y aislados del resto de turistas, pero se trata de un párrafo que figura entre corchetes, lo que significa que todavía es necesaria la coordinación con el gobierno federal de Berlín en este punto. La canciller está en principio de acuerdo con este plan, aunque el ministro de Cancillería, Helge Braun, especificó ayer que el documento no ha sido redactado en su departamento, sino conjuntamente por los Bundesländer gobernados por el Partido Socialdemócrata y que hacen esta propuesta al resto.

Freno de emergencia

La última vez que se reunió Merkel con los presidentes regionales decidieron una tímida apertura de peluquerías y comercio no esencial, siempre con límites de aforo y con cita previa. A fecha de hoy y durante ya más de tres meses, siguen completamente cerrados ocio, gastronomía, turismo y cultura excepto museos. Se esperaba que en este nuevo encuentro pudiesen tomar más medidas de relajación y que las cervecerías al aire libre, los cines y los teatros pudiesen comenzar a abrir a partir de esta semana, pero el aumento de la incidencia en estos quince días, desde los 52 nuevos casos por cada cien mil habitantes en siete días hasta los 103,9 nuevos casos de ayer domingo, obliga a accionar el mecanismo acordado de ‘freno de emergencia’ y desandar el camino de nuevo en dirección al confinamiento.

Esta posibilidad supone un duro golpe para la sociedad alemana, agotada por el cierre. Según una encuesta de Kantar publicada ayer por ‘Bild Zeitung’, el 82% de los alemanes pide que, a pesar del actual nivel de incidencia, se abra el servicio de catering al aire libre, una medida con la que solamente está en contra el 15%. El 70% quiere que se abran apartamentos de vacaciones y campings y el 59% optaría incluso por la apertura de hoteles. Los cines y teatros son considerados necesarios por el 61% de los encuestados.

Fiebre primaveral

«Me hubiera gustado prescindir de este frenado de emergencia, pero eso no será posible», ha adelantado Merkel. Los municipios están presionando para que se establezcan reglas más flexibles. La Asociación Alemana de Ciudades y la Asociación de Ciudades y Municipios alemanes pidieron ayer un alejamiento del rígido enfoque en el valor de incidencia, y que se integren criterios adicionales como la ocupación de camas UCI. Pero a escala federal Alemania se enroca en dirección al nuevo cierre.

El experto en salud del SPD, Karl Lauterbach, a la vista del contenido del borrador, se volvía ayer en contra de la propuesta de los presidentes regionales de su partido y advertía: «Pueden darle la vuelta como quieran, pero ¡tenemos que volver al bloqueo!». También la líder del SPD, Saskia Esken, pidió ayer que se vuelvan a endurecer las restricciones para frenar a tiempo la tercera ola. «Aun con toda la comprensión de nuestra actual fiebre primaveral y de las necesidades en cultura, comercio, gastronomía y turismo, mientras la vacunación no alcance niveles efectivos, tenemos que posponer las aperturas planificadas y dar otro paso hacia el cierre». Se refería con el adjetivo primaveral a las temperaturas de entre 15 y 20 grados que se esperan en Alemania para los días de Semana Santa.

La primera ministra de la región de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Manuela Schwesig, también socialdemócrata, le contestó que «mucha gente no entiende que haya oportunidades para disfrutar de unas vacaciones de Semana Santa en Mallorca, pero en casa ni siquiera pueden alquilar un apartamento de vacaciones en su propio estado», en referencia a que el levantamiento de la clasificación de ‘zona de riesgo’ a algunas Comunidades Autónomas españolas permitirá a muchos alemanes pasar esos días España.

Efectivamente, muchos alemanes no entienden que su país mantenga restricciones por la pandemia significativamente más estrictas que el resto de los europeos.

turistas alemanes llegaban este fin de semana a Mallorca – REUTERS

Mientras Alemania estudia endurecer las restricciones, turistas alemanes llegaban este fin de semana a Mallorca

foto portada Merkel Archivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.