97 cadetes rindieron exámenes de la materia armas y tiro

0
10

Cadetes de segundo año del curso de oficiales de la Policía Nacional rindieron examen de la materia armas y tiro, una instancia en su formación que requiere de la mejor preparación de acuerdo a las altas exigencias que establece la currícula de la materia.

97 cadetes de la Dirección Nacional de la Educación Policial (D.N.E.P.), alumnos del curso de oficial de la Policía Nacional rindieron el examen semestral de la materia técnicas y entrenamiento con armamento policial (armas y tiro). Este examen es la finalización del primer módulo que inició a principios de este año y cuenta de tres partes eliminatorias cada una de ellas.

En la primera parte de la evaluación el alumno deberá realizar -en cuarenta minutos- una prueba teórica donde tiene que establecer los conceptos aprendidos en un test de múltiple opción, así como también desarrollar acerca de las armas y de las técnicas de uso y desarme.

Por su parte, en la segunda instancia -aquellos que aprobaron el teórico- deberán armar en un tiempo determinado el equipamiento policial, correctamente. Allí se plantea una prueba combinada donde el alumno debe cargar a un compañero en su espalda por más 100 metros y llegar hasta la entrada del polígono de tiro donde se encontrará con el armamento desmantelado.

En tal caso, los instructores implementan algunas dificultades para esta etapa donde se les presentan diferentes partes de armas (las propias y de otros tipos con el fin de despistar a los alumnos) y ellos deben ensamblarlas de forma correcta, para ingresar posteriormente a la zona de disparo.

Finalmente, dentro del polígono de tiro el alumno deberá acertar una serie de disparos a los blancos asignados y hacer un cambio de arma (de ametralladora a pistola 9mm) utilizando los conocimientos y aplicando las normas de seguridad.

El encargado de Polígonos de Tiro de la Dirección Nacional de la Educación Policial, teniente primero Robinson Acuña explicó que este examen “posee una gran exigencia física, mental y de discernimiento debido que tiene una carga importante de stress; el alumno pasa por diferentes situaciones que deberá enfrentar de manera profesional”.

Es una prueba a contrarreloj en circunstancias similares a las que el Policía se puede enfrentar en la calle, en el combate a la delincuencia. Además hay una presión adicional que ejercen los instructores para que el alumno sienta la presión de la situación y poder medir su reacción.

Acuña agregó que “es una etapa donde el cadete debe actuar en forma efectiva en milésimas de segundos, teniendo en cuenta todas las normas de seguridad -una violación de una norma de seguridad determina la eliminación del examen-”.

La asignatura prevé 100 horas de clase por cada módulo donde los policías reciben capacitación profesional en el manejo del armamento reglamentario y su utilización en un operativo policial

Por otra parte, esta materia posee un alto índice de personal que aprueba -más del 95%- en función de que es una de las básicas para la carrera policial.

Fuente Ministerio del Interior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.