12 personas privadas de libertad y 3 policías repararon el liceo y la escuela de San Gregorio de Polanco.

0
2

12 personas privadas de libertad y 3 policías  repararon el liceo y la escuela de San Gregorio de Polanco.

Luego que el Ministro del Interior, Eduardo Bonomi, diera su palabra en el Consejo de Ministros realizado en San Gregorio de Polanco el pasado 24 de junio, anunciando que trabajarían para reparar la escuela y liceo de ese lugar, 12 personas privadas de libertad y 3 policías fueron los encargados de hacerlo.

El trabajo se realizó en aproximadamente 15 días, siendo la primera experiencia que se realizó en una institución pública.

Con un poco de temor y algunos prejuicios, ambos centros educativos recibieron a la cuadrilla de reclusos y policías que trabajan en el Polo Industrial en Santiago Vázquez.

A la escuela de San Gregorio de Polanco concurren 185 alumnos en dos turnos. “Ellos vinieron y dijeron que iban a arreglar el cielo raso y el techo de la escuela pero empezaron a ver que acá estaba todo para arreglar” dijo a UNICOM la directora de la escuela, Maestra Claudia López. Asimismo, expresó que al ver ese “panorama” los privados de libertad inmediatamente comenzaron a reparar y arreglar todo lo que necesitaba la escuela desde la pintura de paredes y techos, hasta la creación de juegos en un patio que estaba abandonado. “Ustedes ven que está todo pronto y hermoso”, manifestó sonriendo la Directora.

Por otra parte agregó que no hubo inconvenientes y, durante su estadía, todo el trabajo lo realizaron bajo un clima de buena convivencia “ estábamos todos acá tranquilos, como si ellos siempre hubieran estado”.

Como forma de agradecimiento, antes de su partida, en la escuela realizaron dos actos para los reclusos y policías que trabajaron. Cantaron, bailaron y jugaron un partido de fútbol entre los maestros, alumnos y los integrantes de esta cuadrilla de trabajo. Los alumnos también les entregaron cartas, llaveros y un gorro a cada uno que dice “Yo arreglé la escuela Nº 147 de San Gregorio de Polanco”.

“Los alumnos están encantados, no lo pueden creer, porque no era posible esto si no fuera por ellos” agregando que el agradecimiento para con este equipo de trabajo “es mucho”.

En el Liceo de San Gregorio de Polanco, al que concurren 500 estudiantes y 100 funcionarios, la experiencia fue similar.  Los reclusos llegaron para hacer algunas reparaciones puntuales pero terminaron haciendo otras cosas que se necesitaban. El edificio tiene 65 años y nunca había recibido refacciones. Se hizo una limpieza profunda de techos, se repararon filtraciones de agua que traían problemas con la electricidad; se cambiaron algunas aberturas; un patio que estaba como depósito, fue reconstruido y ahora funciona como un patio interno con bancos y plantas; también se pintaron salones y muros exteriores. “Han modernizado el edificio, estamos muy conformes y agradecidos” dijo a UNICOM la directora del liceo, Gianella Cavanessi.

Sobre la opinión de los alumnos la directora contó que todos están muy contentos y que expresiones como “tenemos otro liceo” o, “ahora si está bueno venir”, se escuchan con frecuencia. En enero, cuando los alumnos estén de vacaciones, esta cuadrilla de trabajo volverá a trabajar al liceo para hacer el cambio total de aberturas y techos.

Los reclusos que participan de la experiencia del Polo Industrial, fueron previamente seleccionados y ya habían salido de la Unidad Nº 4 Santiago Vázquez a realizar otras reparaciones pero todo dentro de la órbita del INR. “Cuando vinimos para acá nos preguntaron si nosotros dejaríamos ir a nuestros hijos a un lugar donde están trabajando los presos y la mayoría contestó que no”. La experiencia les demostró -tanto a los reclusos como a los integrantes de ambas instituciones- que la rehabilitación es posible.

Fuente Ministerio del Interior

sangre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.