12 de octubre de 1492 _Cristóbal Colón llega a América ” decubrimiento o invasión “

0
46

La madrugada del 3 de agosto de 1492 parte del puerto de Palos Cristóbal Colón al mando de tres naves y unos noventa hombres, con el objetivo de encontrar una ruta occidental hacia las Indias. Tras hacer escala en Canarias, ponen rumbo al Oeste.
Parten las tres naves, dos carabelas y una nao, con provisiones para un año.

Retrato en blanco y negro de Cristóbal Colón, navegante de origen genovés quien des-cubrió América en el año 1492.
Los tres eran barcos bien aparejados, de construcción sobria y adecuado equipamiento.

Resultado de imagen para colon y sus 3embarcaciones
A las dos horas después de la media noche del 12 de octubre de 1492, por fin apareció la costa. Era una isla llamada Guanahaní. Con la luz del día, bajaron a tierra Colón y algunos hombres. Enseguida Colón efectuó la ceremonia formal de la toma de posesión de dicha isla en nombre del Rey y la Reina, sus señores. Aunque Colón no lo sabía, acababa de descubrir un Nuevo Mundo.

santamaria

El descubrimiento del Nuevo Mundo, es el resultado de un fecundo error de Cristóbal Colón. Este hombre, bastante mal conocido, es la imagen de su época. Genovés, hijo de un artesano acomodado, formado en aquel centro económico, une la experiencia del navegante con la cultura confusa del autodidacta. Establecido en Portugal en 1476-1477, en la época en que toma cuerpo el proyecto indio, llega, por intermedio de su mujer, al ambiente de los sabios y de los navegantes. Así se forma, a partir de los trabajos del cosmógrafo florentino Toscanelli, su convicción de una tierra, más pequeña que la realidad, de un continente euro-asiático mucho más extenso en longitud y, en consecuencia, de una ruta occidental mucho más corta que el lento rodeo del continente africano. La faltaba aún, el valor para lanzarse a un océano desconocido.

El soberano portugués prefiere las seguras empresas en curso de realización, y los otros príncipes rechazan la aventura. Queda la reina Isabel de Castilla, a la que intenta convencer en 1486. Serán seis años de negociaciones, de dudas, de hábiles controversias y de rivalidades de intereses. Colón lo consigue al día siguiente de la toma de Granada, por su obstinación, su convicción, su atractivo mesiánico. Los acuerdos de abril de 1492, le confieren privilegios exorbitantes sobre las tierras a descubrir: almirante, virrey y beneficiario de un 10 por 100 de las posibles riquezas.

Colón se instala en Palos y prepara la expedición con el armador Martín Alonso Pinzón y Juan Niño. El 3 de agosto de 1492 parten dos carabelas de 70 toneladas y una nave de 100 toneladas, la Santa María, tripuladas por un centenar de hombres. Después de una escala en las Azores, ponen rumbo al Oeste el 9 de septiembre. A partir del 25 de septiembre crece la inquietud: ya deberían avistar Asia. El 12 de octubre tocan tierra en San Salvador, creyendo llegar al archipiélago japonés. Después de dos meses de navegación por las Pequeñas Antillas (tocan en la Española, Santo Domingo y Cuba) sin descubrir las riquezas descritas por Marco Polo, regresan a Europa. El viejo Mundo los esperaba con un recibimiento triunfal, a pesar de la mediocridad de los resultados materiales.

Resultado de imagen para colon llegando a america cuadros antiguos

El descubrimiento de América hizo que los europeos se encontraran frente a frente con la gran variedad de la humanidad. Al principio se sintieron tentados a convertir el asombroso continente americano, en el entorno natural de las razas legendarias y «monstruosas», descritas con todo detalle en la Historia natural de Plinio, y que desde entonces habían hechizado a los viajeros. Cuando los europeos llamaron «indios» a los nativos del Nuevo Mundo, no sólo cometían un error geográfico, sino que también expresaban sus expectativas de hallar criaturas fantásticas.

Colón informó que, para su sorpresa y en cierto modo también para su decepción,«en estas islas fasta aquí no he hallado ombres mostrudos, como muchos pensavan, más antes es toda gente de muy lindo acatamiento… Así que mostruos no he hallado ni noticia, salvo… una iente… los cualles comen carne umana… Ellos no son más disformes que los otros…». Estos indios, aseguró Colón a los soberanos españoles, «son todos de muy linda estatura, altos de cuerpos e de muy lindos gestos…».

El descubrimiento de continentes inesperados, que luego serían llamados el Nuevo Mundo, fue un acontecimiento crucial para el hombre europeo. Del mismo modo que en la Edad Media, la Europa cristiana defendía la unidad de la humanidad derivada de la uniformidad del jardín del Edén, los científicos modernos hallarían nuevos indicios sobre la unidad de las especies en la diversidad de los modos humanos.

Cuando Colón informó que los pueblos que había encontrado no eran monstruos sino simplemente salvajes, marcó el rumbo sin proponérselo hacia una nueva ciencia de la cultura. Y hacia una idea de progreso. Los casos extremos de la diversidad humana, ya no quedaban relegados al reino de la fantasía, pues podían ser observados de cerca. Por medieval que fuera la geografía de Colón, con su pormenorizada descripción de los ríos del Edén, cuando el navegante describía a los nativos, habló repentinamente con el tono de un antropólogo en el campo de observaciones. Pues Colón informó sobre sus «muy fermosos cuerpos y muy buenas caras, los cabellos gruessos cuasi como sedas de cola de cavallos e cortos. Los cabellos traen por encima de las cejas, salvo unos pocos detrás que traen largos, que jamás cortan. D’ellos se pintan de prieto, y d’ellos son de la color de los canarios, ni negros ni blancos, y d’ellos se pintan de blanco y d’ellos de colorado, y d’ellos de lo que fallan…». En su carta a los reyes Católicos, que como ya hemos visto circuló muy pronto por toda Europa, Colón describía su encuentro con los nativos:
…ellos son tanto sin engaño y tan liberales de lo que tienen, que no lo creería sino el que lo viese. Ellos de cosa que tengan, pidiéndosela, jamás dizen que no, antes convidan a la persona con ello, y muestran tanto amor que darían los corazones, y quier sea cosa de valor, quier sea de poco precio, luego por cualquiera cosica de cualquiera manera que sea que se le dé por ello sean contentos. Yo defendí que no se les diesen cosas tan siviles como pedazos de escudillas rotas y pedazos de vidrio roto y cabos de agugetas; haunque cuando ellos esto podían llegar, los parescía haver la mejor joya del mundo…
Cuando los nativos salieron a recibir el barco de Colón, iban «con almadías, que son hechas del pie de un árbol como un barco luengo y todo de un pedazo y labrado muy a maravilla según la tierra, y grandes, en que en algunas venían 40 y 45 hombres… Remavan con una pala como de fornero, y anda a maravilla, y si se les trastorna, luego echan todos a nadar y la enderecan y vazían con calabazas que traen ellos…». «Les mostré espadas y las tomavan por el filo y se cortavan con ignorancia. No tienen algún fierro; sus azagayas son unas varas sin fierro y algunas d’ellas tienen al cabo un diente de peçe, y otras de otras cosas.»

El descubrimiento de América abrió nuevas posibilidades, intrigantes primero y revolucionarias después. Los Tiempos modernos comenzaban y, en adelante, Europa reconocía a las demás civilizaciones y viceversa. Estas la acogían, la toleraban o la rechazaban. La modernidad es el inicio de estos encuentros a escala planetaria. Los aventureros, los mercaderes, los soldados y los monjes llegados del confín europeo, extendían su dominio sobre el mundo, fácilmente, difícilmente, incompletamente. Conocemos las últimas fases de un juego que no ha concluido y que, sin duda, domina todo, ayer, hoy y mañana

Resultado de imagen para colon llegando a america cuadros antiguos

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=9VQFRC-2U3M[/youtube]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.