Con su tradicional estilo enigmático, Apple apenas dio más pistas que la fecha, el lugar y la hora del evento, que se realizará en el Auditorio Cívico Bill Graham, ubicado cerca del City Hall de la ciudad de San Francisco (oeste de Estados Unidos).

Apple ha mantenido un ritmo de lanzamiento de un modelo nuevo de iPhone por año, que suele coincidir con la temporada comercial de Navidad.

Como suele ocurrir, han circulado rumores de que se presentará un iPhone 7 que va a presumir de mejoras en su sistema operativo, cámaras y en la velocidad de su procesador, además de, posiblemente, una nueva tecnología de conectividad inalámbrica que permitirá prescindir de los auriculares con cable.

“Vamos a darle a los usuarios cosas sin las cuales no podrán vivir, cosas que simplemente no tienen y ni siquiera saben que necesitan en la actualidad.Mirarán hacia atrás y se preguntarán: ¿cómo he podido vivir sin esto?“, dijo el CEO de Apple, Tim Cook, durante una entrevista que brindó a la cadena CNBC en julio.

La firma con sede en California también podría utilizar el evento para presentar cambios en otros productos como el smartwatch y las computadoras portátiles.